La enfermedad que azota a África y preocupa al mundo

Por Dr. Daniel Cassola

La viruela de los monos era un enfermedad muy poco común hasta hace un tiempo. Ahora los especialistas sanitarios están en alerta por la aparición de casos en distintos países de África como el Congo, Nigeria, Liberia y Sierra Leona, entre otros.

Los miembros del Centro de Control de Enfermedades y Prevención de Estados Unidos ya están en el Congo estudiando una aldea en la que se dieron una gran cantidad de casos. Allí es difícil llegar, solo se puede hacer en bote y luego de seis horas de navegación. Pero hay lugares menos recónditos donde la enfermedad se ha detectado. Lo preocupante es que muere uno de cada diez infectados y además se transmite de animales a personas y también entre seres humanos.

Sus síntomas más notorios son la fiebre y una erupción que luego quedan como dolorosas heridas. Según los pacientes tratados, es como tener quemaduras de cigarrillo por todo el cuerpo. Desde el año pasado, los casos detectados de la viruela del mono están en aumento.

Algunos se infectaron cuidando a algún familiar. Otros, en contacto con animales, ya sea durante la caza o en la cocina. Pese a su nombre, el mal es contagiado principalmente a través de roedores. Por ello, los científicos llevaron una multitud de trampas para atrapar a ratones y ardillas y poder estudiarlos.

El objetivo es determinar qué animales son los que más portan el virus, para saber si suelen estar en árboles o en la tierra, si son diurnos o nocturnos. Todo dato es bienvenido para planear la estrategia. “La ecología es más complicada que la ciencia espacial”, apunta el biólogo Jeff Doty. En un buen día capturan cerca de 13 roedores. Quieren llegar a 250.

En la actualidad existe una vacuna contra la enfermedad, que los estadounidenses en el Congo se aplicaron, que tiene una efectividad del 85 por ciento. A todos los animales se les saca una muestra de sangre y se registra su sexo, edad aproximada, medidas y estado de salud. Un GPS adherido permitirá conocer los hábitos de aquellos que den positivo, para llegar a su madriguera.

Luego de 10 días, el equipo reunió muestras de 105 animales de diferentes especies, incluidos un murciélago y un puercoespín. Si llegasen a encontrar un caso positivo, intentarán replicar el virus en el laboratorio para trazar la secuencia de los genes y tener una imagen más completa de la cepa. El proceso puede llevar, por lo menos, meses.

Ya de vuelta en Atlanta los científicos comenzaron con los estudios a las muestras. La investigación está en marcha. En esos materiales que viajaron desde África a Estados Unidos esperan encontrar la respuesta a los interrogantes a una enfermedad que se presenta letal y pone en riesgo sanitario a gran parte de las poblaciones rurales de África.

 

.

También te puede interesar...