La enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte en mujeres

Por Dr. Daniel Cassola

A comienzo de los años 90, diferentes países observaron a través de registros estadísticos, que la primera causa de muerte en la mujer no era la relacionada a enfermedades ginecológicas como se afirmaba hasta el momento, sino la patología cardiovascular. Las mujeres sufrían más infartos y accidentes cerebrovasculares que los hombres.

La mortalidad global en 2015 fue de 333.407 personas. Un 48% fueron mujeres. Según los datos del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación, en dicho año 48.643 mujeres fallecieron de enfermedades cardiovasculares y solo 6.023 fallecieron por cáncer de mama. Esto significa que una de cada tres mujeres fallece debido a un infarto o a un accidente cerebrovascular. Es decir, por cada mujer que pierde la vida por cáncer de mama, 8 de ellas serán por causa cardiovascular.

“Las enfermedades cardiovasculares en la mujer representan un riesgo alto del cual la mayoría de ellas no tiene conocimiento, y nuestro objetivo es modificar esa situación”, afirmó Claudio Higa, secretario de la Sociedad Argentina de Cardiología y Jefe de Cardiología del Hospital Alemán. “Creemos fervientemente que el hacer visible la problemática permite que podamos involucrarnos en el cuidado de nuestro propio cuerpo, modificando conductas y adquiriendo hábitos saludables”, agregó el profesional.

De acuerdo con el estudio RENATA (Registro Nacional de Hipertensión Arterial), realizado en 2008/2009, reportó que una de cada tres personas era hipertensa y el 37% de dicha población lo desconocía.

En 2015, el estudio fue repetido arrojando como resultado que la prevalencia de la hipertensión en la población fue del 36.3%, habiendo aumentado la cantidad de personas que desconocían padecerla. A pesar de ello, las mujeres fueron las que obtuvieron mejores resultados al analizar no solo el conocimiento sino también el tratamiento y control de la enfermedad.

Las principales medidas de prevención para evitar una enfermedad cardiovascular son:

Hipertensión. Reducción de consumo de sodio en alimentos y bebidas. Está ampliamente difundido que el consumo de sal se relaciona en forma directa con la hipertensión arterial. Sin embargo, en Argentina la ingesta de sal diaria es más del doble de lo recomendado, según datos del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación. Es importante controlar la presión arterial, ya que frecuentemente suele ser asintomática y es la causa más frecuente de accidente cerebrovascular.

Tabaco. Los efectos en la salud cardiovascular aparecen en el momento que la persona comienza a fumar, y son también los primeros que se revierten al dejar de fumar. Se estima que, por cada 10 cigarrillos diarios, el riesgo de muerte por enfermedad cardíaca aumenta un 18% en hombres y un 31% en mujeres.

Colesterol. El exceso de colesterol se deposita en las paredes de los vasos sanguíneos y obstruye el flujo de la sangre.

Diabetes. La diabetes puede provocar graves alteraciones en el corazón, riñones, en la vista y extremidades inferiores. Si hay antecedentes familiares directos o se tiene sobrepeso u obesidad, se estará más predispuesto a desarrollarla.

Alimentación saludable. Una alimentación saludable es aquella que contiene una amplia variedad de alimentos ricos en nutrientes seleccionados de los 5 grupos básicos: vegetales y frutas, carnes y huevos, aceites y grasas, lácteos y harinas, y cereales. Además, debe ser baja en grasas y moderada en azúcares y sodio.

Ejercicio.  De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la inactividad física es el cuarto factor de riesgo para todas las muertes en el mundo. Se recomienda hacer al menos 30 minutos de actividad física diaria a una intensidad moderada para las personas mayores de 18 años. Para los niños a partir de 5 años, la recomendación es de 12 minutos diarios de actividad con una intensidad moderada a alta.

.

También te puede interesar...