La droga como problema de salud pública

tragedia-en-una-fiesta-electronica-2188757w640

Pastillas decomisadas en la fiesta Time Warp.

Por Dr. Daniel Cassola

Ante el fallecimiento de cinco jóvenes por sobredosis en la fiesta de música electrónica Time Warp, realizada el viernes pasado en Costa Salguero, urge la necesidad de volver a plantear la cara más urgente del problema de la drogadicción y el consumo de estupefacientes. Se habla de restricciones, operativos policiales, militarización o no de la lucha contra el narcotráfico, pero se descuida su costado más sensible: la droga es un problema de salud pública.

Las alarmas suenan ante los casos espectaculares. Cinco jóvenes de menos de 25 años pierden la vida por consumir un combo de sustancias que resultaron fatales y es esperable que sea noticia. Pero lamentablemente son apenas cinco casos más de un fenómeno extendido en nuestro país. La droga mata, y los casos son muchos más que cinco.

Tan solo en el Hospital Fernández, donde todavía permanecen internados otros cinco jóvenes en grave estado por la intoxicación que sufrieron en Time Warp, durante 2014 se registraron 84 fallecimientos por sobredosis. Y en 2013 se atendieron un promedio de seis casos de urgencia por día, tan solo en este hospital.

Según comentó hace tiempo el jefe de Toxicología del hospital, Carlos Damín, «a mediados de los años 90, las sobredosis aparecían entre los 31 y los 35 años pero hoy la edad bajó drásticamente: la mayor parte de los que llegan a la guardia de los hospitales por esto tienen entre 16 y 20 años». Continúa Damín: «Pero no sólo bajó la edad sino que los cuadros se han agravado mucho: ahora consumen drogas más potentes, como el Cristal (metanfetaminas), y llegan a la guardia con alteraciones psiquiátricas, agitaciones psicomotrices e incluso con convulsiones».

Por su parte, Eduardo Lavorato, experto en adicciones y asesor de la ONG Madres Contra el Paco, calcula que hay 210 jóvenes muertos por mes en relación al consumo de droga. A los casos de sobredosis hay que sumar los accidentes viales y de otra índole que sufren quienes están bajo el efecto de los estupefacientes.

Ante un panorama tan preocupante es necesario volver a plantear que la droga, y su consumo, deben ser abordados como temas de salud pública. Con campañas de información en las escuelas si es necesario, y en los medios de comunicación para alertar a la población. ¿Sabe un chico los efectos que puede desencadenar en su cuerpo una pastilla de éxtasis, más allá de las sensaciones buscadas? Es probable que muchos no lo sepan.

La droga mata. Y no solo es un tema de narcotraficantes, fiestas electrónicas y dealers. Se trata de un problema de falta de prevención y promoción de la salud.

.

También te puede interesar...