La dieta mediterránea, una buena opción para después de las vacaciones

Por Dr. Daniel Cassola

Es probable que si nos tomamos unos días de vacaciones hayamos modificado nuestra dieta. Las salidas, los almuerzos más cargados de lo habitual, la ingesta de más dulces y el beber más alcohol pueden luego pasarnos factura. Quizás al terminar nuestro descanso nos sintamos pesados.

Si esta descripción se arrima al cuadro que estamos viviendo hay que considerar a la dieta mediterránea como una opción saludable para desintoxicarse y “arrancar de nuevo”. Según explica la especialista en nutrición del Hospital Austral Silvia Juárez, “una buena idea para recuperarse tras las vacaciones y deshacerse del exceso de grasas, sodio, alcohol y azúcares refinados es la dieta mediterránea porque este tipo de alimentación es rica en proteínas ideales como las que aportan los pescados, que además se acompañan con grasas esenciales del omega 3. Y está comprobado que la combinación de alimentos con el aporte de estas grasas protege al organismo de enfermedades inflamatorias y vasculares”.

Por otro lado, la dieta mediterránea se compone de vitaminas y minerales provenientes de las frutas y verduras, que además aportan agua y poli fenoles que tendrían efectos sobre el rendimiento muscular y el envejecimiento. “Hoy ya hay datos esperanzadores por sus características como antioxidantes”, sostiene Juárez.

En cuanto a que frutas elegir, se sugieren las de estación como sandía, melón, ciruela o durazno, dado que tienen un alto componente de agua que ayuda a eliminar impurezas por la piel. “Por su parte, con las legumbres y cereales integrales aportamos hidratos de carbono y fibras adecuadas y necesarias para el cuerpo; mientras que a través del aceite de oliva recibimos la cuota de ácidos grasos esenciales omega 6 que nuestro cuerpo no sintetiza pero sí o sí se necesita”, sumó la especialista.

Se puede completar la dieta con leche de frutos secos (como por ejemplo almendra) para tener calcio, aunque dado que su aporte no es suficiente, es recomendable completar con otros alimentos fuente. Finalmente, no hay que olvidarse de sumar una cuota de sol –por supuesto fuera del horario más riesgoso que va de las 11 a las 16 hs.- porque éste aporta vitamina D.

“Actualmente puede decirse que la dieta mediterránea es el paradigma de la dieta sana, y que la adherencia a este patrón dietético se relaciona con una reducción en las enfermedades cerebrovasculares y sobre los eventos cardiovasculares”, concluyó Juárez.

De hecho, recientemente investigadores de la Universidad de Edimburgo en Escocia determinaron que dieta mediterránea, que ya se sabía es saludable para el corazón, también puede ayudar a preservar la salud cerebral de los adultos mayores. Los científicos llegaron a esta conclusión luego de examinar el volumen cerebral de cientos de adultos mayores durante 3 años, y descubrir que las personas que siguieron más de cerca los hábitos alimenticios comunes de los países mediterráneos conservaron más volumen cerebral, en comparación con los que no lo hicieron.

.

También te puede interesar...