La cultura del trabajo

Por Dr. Daniel Cassola

Comienza un fin de semana largo con un puente ya que el martes es el Día Internacional de los Trabajadores, fecha que quedó establecida a nivel mundial luego de que en 1886 dos sindicalistas fueran ejecutados en Chicago por participar de movilizaciones que buscaban establecer la jornada laboral de ocho horas.

Es indudable que el trabajo integra a las personas a la sociedad, dignifica al ser humano y nos permite sentirnos útiles y capaces. El trabajo, además, nos proporciona los medios para nuestro sustento y el de nuestras familias. De lo contrario, dependeríamos de dádivas o de limosnas.

Es preocupante cuando se habla de que “se perdió la cultura del trabajo”. Hay generaciones de jóvenes que se han acostumbrado a ver a sus padres desocupados, sobreviviendo de la caridad o la asistencia social. La inmediata consecuencia de la falta de trabajo es la pobreza, y luego la falta de educación.

Una sociedad ideal es aquella en la que hay pleno empleo, donde todos los individuos están integrados de alguna manera a la comunidad. Cada uno con lo suyo, pero contribuyendo al bien común.

Recordemos que con el trabajo expresamos lo que sentimos, lo que anhelamos, podemos manifestar nuestras ideas, desarrollamos la creatividad y los conocimientos que tenemos. Y, como dijimos, nos constituimos como seres importantes para nuestra familia así como para la sociedad en la que vivimos.

A su vez, descubrimos quiénes somos y qué podemos aportar para el bienestar de todo lo que nos rodea. Porque, conocemos que, la falta de empleo o la pérdida del mismo, significa una gran decepción y frustración para la persona que se encuentre en cualquiera de estas situaciones. Por lo que debemos considerar al trabajo como una necesidad básica del hombre, como un derecho por el que debemos velar.

En el área de la salud, el compromiso con el trabajo es enorme. Incluso mañana, feriado para todo el mundo, va a haber profesionales y asistentes sanitarios trabajando. Como en tantas otras áreas, hay diversidad en el ámbito sanitario. No es lo mismo trabajar en una maternidad, que en un servicio de terapia intensiva o de atención oncológica.

Lo importante es que con el compromiso de todos los trabajadores de la salud se puede formar un sistema. Porque todos hemos pasado por los servicios de maternidad, y alguna vez vamos a tener que recurrir a quienes trabajan en la atención de la enfermedad.

El deseo, en vísperas del Día Internacional de los Trabajadores, es que justamente todos podamos tener trabajo y garantizar nuestra vida de manera digna.

¡Feliz día para todos los trabajadores!

.

También te puede interesar...