La Corte Suprema, la nueva travesía de Colón

el-monumento-a-cristobal-colon-1733857w280

Por Dr. Daniel Cassola

Luego de tanto peregrinar, el caso de la estatua de Cristóbal Colón llegará a la Corte Suprema de Justicia de la Nación. En nombre de cuatro asociaciones de la colectividad italiana, el abogado Alejandro Marrocco presentó ante el máximo tribunal un recurso de hecho en el que peticiona la reconstrucción del monumento a Cristóbal Colón en su sitio histórico: la Plaza Colón, detrás de la Casa Rosada.

Los problemas comenzaron durante el gobierno de Néstor Kirchner, cuando por motivos de “seguridad”, la plaza dejó de ser pública y pasó a estar vallada, lo que significó su anexión a la Casa Rosada. En marzo de 2014, el gobierno nacional, encabezado entonces por Cristina Fernández de Kirchner, y el gobierno porteño, a cargo de Mauricio Macri, suscribieron un convenio de colaboración para la restauración, el traslado y el emplazamiento de la estatua. Luego el Congreso Nacional ratificó el acuerdo por medio de la ley 26.963.

En junio de 2015 el monumento fue trasladado para su instalación al espigón Puerto Argentino, en la Costanera Norte, frente al aeroparque Jorge Newbery, donde se encuentra hoy, aunque todavía en piezas.

La piedra fundamental del monumento a Colón fue emplazada el 24 de mayo de 1910, pero la obra recién fue inaugurada en 1921 por el presidente Hipólito Yrigoyen. La escultura es un obsequio de la comunidad italiana a la Argentina por el centenario de la Revolución de Mayo. Fue financiada por el aporte de una comisión presidida por Antonio Devoto, un próspero comerciante que realizó la donación más significativa. Según documentos de la época también se recibió la contribución de trabajadores humildes, no solo los potentados ayudaron a construir el monumento.

La estatua fue realizada íntegramente en Italia por el artista florentino Arnaldo Zocchi. Pesa 623 toneladas y está hecha de mármol de Carrara, un tipo muy especial de mármol que se extrae de canteras ubicadas en los Alpes Apuanos, en Carrara.

El monumento incluso conserva algunas roturas y marcas que se produjeron durante el bombardeo a Plaza de Mayo de 1955, por lo que podemos decir que su lugar de pertenencia es el actual, no solo por la donación de los trabajadores italianos sino también por ser parte de la historia posterior.

Colón debe volver a su lugar original. Por respeto a los trabajadores italianos que donaron el monumento, y por respeto a la historia de la misma estatua, que nunca debería haber abandonado su lugar original.

.

También te puede interesar...