La Ciudad comienza a jugar “un partido” para volver, o no, a la fase más restrictiva de la cuarentena

Depende de si la ciudadanía “tiene fuerza para sostener la cuarentena”, según dijo el ministro de Salud porteño Fernán Quirós. Varias provincias que habían liberado actividades tuvieron que retroceder. La mayoría de los contagios ya se produjo por circulación comunitaria del virus.

Por Dr. Daniel Cassola

El Gobierno de la Ciudad emite un voto de confianza transitorio a los porteños. En lo inmediato no habrá nuevas restricciones pero adoptar tal postura no queda descartado para el futuro. «Si la ciudadanía decide que ya no tiene energía para sostener la cuarentena, no hay formato de testeos que haga que la curva no se dispare y por lo tanto no hay manera de evitar volver a la fase 1 de cuarentena. Depende de lo que hagamos como gobierno y lo que haga la ciudadanía. Ahí se juega el partido las próximas tres semanas», aseguró hoy Quirós.

¿Qué parte depende entonces de la gente? La de cuidarse y no exponerse si no es necesario. El primer día que se habilitaron las sendas para ‘runners’ los parques se desbordaron. Los que habían esperado 80 días para correr podrían haber esperado 81 o 82 por poner un ejemplo. Se podrían haber evitado las aglomeraciones para una actividad que no es esencial. En esas cuestiones está lo que puede hacer la ciudadanía, que en líneas generales respeta la distancia, las medidas de higiene y el uso de tapabocas. En no provocar los amontonamientos está la responsabilidad del Estado. Aquella traumática experiencia con el pago de las jubilaciones a comienzos de la cuarentena quedó como la marca de lo que no hay que hacer.

Entre una conducta masivamente responsable y su opuesto puede radicar la diferencia entre ver en el horizonte la salida de la cuarentena o tener que regresar a un estadío más duro. «Si la sociedad no puede hacer el esfuerzo, si los testeos no son intensivos o si el conjunto del Área Metropolitana toma una velocidad superior a la que viene tomando, en algún momento tendremos que pedir a la ciudadanía un mayor esfuerzo para bajar la curva de manera abrupta o rápida», agregó Quirós.

Las provincias de Chaco, Jujuy, Nequén, Chubut y Entre Ríos son los ejemplos en los que las autoridades regresaron a medidas de confinamiento más duras por el rebrote de casos. En Jujuy el gobernador Gerardo Morales puso en fase 1 a tres localidades (Palpalá, Yaco y Perico) y suspendió el programa de turismo interno que había pensado para comenzar a reactivar la economía. El gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, a su vez, dictaminó la vuelta a Fase 2 de las principales ciudades de la provincia, por lo que se suspendieron actividades económicas y recreativas. Neuquén dio marcha atrás con las autorizaciones de reuniones de hasta diez personas y Entre Ríos implementó la cuarentena Fase 1en la localidad de Ceibas. Chaco, la tercera provincia más afectada por el coronavirus, vivirá los próximos días bajo férreas restricciones, especialmente en las ciudades donde hay circulación viral.

Si bien es solo un detalle estadístico ayer, por primera vez, los casos de ‘circulación comunitaria’ superaron a los demás. Esto quiere decir que el virus, en ciertas localidades, está circulando de manera que ya no se puede rastrear. Los casos importados, cuando empezó la pandemia, eran aquellos que provinieron del exterior. Los de contacto estrecho, como su nombre lo indica, son los de los familiares, amigos o compañeros de trabajo de esas personas que se infectaron en el exterior, y a su vez los contactos de los que luego se contagiaron aquí, de manera autóctona. Por último los de conglomerado son aquellos contactos más lejanos pero que aún se pueden rastrear. El profesor del hijo de quien dio positivo de coronavirus, por poner un ejemplo. Ahora la situación es que de más de la mitad de los casos no se puede hacer un rastreo para llegar al origen. Eso indica que el virus circula.

El objetivo para estos días, como los montañistas, es hacer cumbre. Que este sea el peor momento y que se produzca la estabilización para que luego comiencen a bajar los casos. De lo contrario, empezaremos el invierno como lo hicimos con el otoño, con una fase muy dura de cuarentena.

.

También te puede interesar...