Hay que ir al médico a hacer los controles necesarios y otros consejos para cuidar el corazón

Los médicos de todas las especialidades, y en especial los que atienden la salud cardiovascular, insisten en la importancia de continuar con chequeos y controles. Se puede concurrir al consultorio de manera segura a pesar de la pandemia. Además algunas conductas saludables para sostener en este difícil año.

Por Dr. Daniel Cassola

Las estadísticas no muestran resultados positivos en ninguna área de la salud. Los contagios y muertes por la pandemia no se corresponden con un país que está en cuarentena desde marzo. Además desde las distintas especialidades de la medicina se advierte desde hace meses que este año se realizaron menos cirugías, menos diagnósticos y se discontinuaron tratamientos. Tenemos desde gente que no se tomó la presión hasta pacientes oncológicos que dejaron de tratarse.

Ante esta situación es imperioso retomar una conducta activa para cuidar la salud. Se puede hacer sin caer en riesgo de contagiarse coronavirus. Y además hay que evitar consecuencias drásticas. Un relevamiento internacional (Stent Save a Life) del que participó Argentina indica que la mortalidad por infarto agudo de miocardio aumentó en un 40 por ciento en marzo-septiembre con respecto al mismo período del año pasado. Esto seguramente sea porque los pacientes esperaron más para concurrir a la atención.

“Si bien esta situación fue dramática en los primeros meses y poco a poco comenzó a normalizarse, son cifras alarmantes y debemos hacer todo aquello que esté a nuestro alcance para revertirlas. Enfrentamos cuadros severos que, sin lugar a dudas, se producen porque los pacientes llegaron tarde a la consulta aguardando a que se revirtieran sus síntomas, generalmente por temor al contagio por el coronavirus”, explicó Diego Grinfeld, presidente del Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI).

Entonces, la primera y más importante recomendación es visitar a su médico de confianza. Él sabrá qué estudios solicitarle y le dará las pautas para conservar su salud cardiovascular. Los hospitales, consultorios y centros médicos cumplen con protocolos de cuidado para minimizar los riesgos de contagio por Covid, lo que los hace lugares seguros para la atención de quienes lo necesitan. Otro punto a prestarle gran atención es la alimentación. La gran mayoría de las personas ha subido de peso durante la cuarentena. El sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo para desarrollar un sinnúmero de enfermedades, entre las que se encuentran las cardiovasculares.

Por ello es importante limitar el consumo de alcohol a cantidades razonables y en ocasiones especiales y, si bien son tiempos angustiantes, hay que dejar de fumar. Otra forma de combatir el stress es la actividad física. Está demostrado que el individuo sedentario, entre muchas otras complicaciones, quema menos grasas (lo que puede hacerlo subir de peso), no usa sus músculos (disminuyendo su fuerza y su masa muscular) y se debilitan sus huesos (perdiendo contenido mineral).

Luego es fundamental estar atento a síntomas que puedan estar indicando la presentación de un episodio cardiovascular como infarto o accidente cerebrovascular. Entre otros, el infarto se puede manifestar con dolor en el pecho, brazo o mandíbula, dificultad repentina para respirar y desmayos. El ACV se presenta con confusión, problemas para hablar o comprender, dificultad visual, dolor de cabeza intenso sin causa conocida, entumecimiento en la cara, brazo o pierna, especialmente si es de un solo lado. Ante la aparición de los síntomas, no hay que esperar sino pedir ayuda de inmediato.

Por último se recomienda manejar las situaciones de estrés, que suelen ser desencadenantes de eventos cardiovasculares. Si es necesario se puede recurrir a asistencia psicológica. Según datos del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación, las enfermedades cardiovasculares en su conjunto producen anualmente en la Argentina casi 100 mil muertes (95.676 en 2018), lo que equivale a una cantidad promedio de 262 fallecimientos diarios. Por otro lado, un trabajo de investigadores argentinos publicado en la última edición de la revista Medicina, estimó que entre abril y octubre de este año podrían producirse hasta 10.500 nuevos casos prevenibles de enfermedad cardiovascular y entre 6 mil y 9 mil muertes evitables.

Incluso en pandemia y con decenas de miles de muertos, las enfermedades cardiovasculares que se pueden prevenir, evitar o demorar, son más letales que el coronavirus. Como decían nuestras abuelas no desvistamos a un santo para vestir a otro.

.

También te puede interesar...