Hay “invasión” de mosquitos y advierten por el dengue

Fuente: Clarín

Autoridades de la Nación y la Provincia alertaron por la propagación del insecto, que comenzó el fin de semana. Y pidieron extremar las medidas de precaución para evitar un brote de la enfermedad.

Los mosquitos están de vuelta y son una “invasión”. Las temperaturas altas de las semanas pasadas contribuyeron a que las poblaciones de esos insectos volvieran a crecer en su pico máximo en Argentina. Con ese cambio, subió también el riesgo de la vuelta del dengue, la infección causada por un virus que es “transportado” por un tipo de mosquito, el Aedes aegypti.

Desde el Ministerio de Salud de la Nación, la subsecretaria de Prevención y Control de Riesgos, Marina Kosacoff, dijo a Clarín que “las condiciones climáticas actuales están favoreciendo el aumento de las poblaciones de las diferentes especies de mosquitos. Por lo cual, es necesario que la población colabore con las medidas de prevención contra el dengue”.

La atención principal está puesta en el Aedes aegypti , aunque no es la única especie que puede picar en esta zona del planeta (donde se han encontrado 3.000 especies de mosquitos). “Si bien la mayor parte de los mosquitos que aparecieron son Culex , y no revisten riesgo sanitario, este clima también favorece la proliferación del vector del dengue, de modo que hay que mantener las medidas de descacharrado más vigentes que nunca”, sostuvo el ministro de Salud de la Provincia, Alejandro Collia. Es que el mosquito que puede transmitir el virus del dengue no se cría en lagos, lagunas o ríos, sino que le gusta vivir en casas de humanos y en sus alrededores. Puede estar presente en cualquier recipiente que acumule agua, como botellas, floreros o tachos.

Hasta ayer, si bien ya se registra un aumento de las poblaciones del mosquito, aún no se detectaron casos de personas infectadas dentro del territorio argentino. “Aún no hay circulación del virus del dengue”, aclaró Kosacoff. “Desde que empezó el año, sólo registramos dos casos de personas con dengue que habían viajado al exterior”, agregó. Para que un mosquito transmita la enfermedad, debe haberse infectado previamente al picar a una persona que estaba enferma con dengue. La infección no se contagia de persona a persona, ni a través de objetos, ni por vía oral, respiratoria o sexual.

Durante el verano y el otoño de año pasado, se detectaron 721 casos de personas con dengue en la Argentina. En diciembre último, la cartera de salud emitió un alerta por el temor a que el dengue regrese al tener en cuenta la grave situación de países limítrofes. En Paraguay hubo más de 150 mil infectados y 233 muertos, y en Brasil, se notificaron 1,5 millón de infectados y 456 muertos.

La preocupación se renovó ahora por el tiempo de los próximos días. Según el Servicio Meteorológico Nacional, el tiempo húmedo y caluroso se prolongará durante toda la semana. “Las poblaciones de mosquitos están en sus picos máximos en estas semanas, en niveles similares a los del año pasado. Por supuesto que las altas temperaturas aceleran la probabilidad de más mosquitos”, explicó Nicolás Schweigmann, investigador independiente del Conicet y profesor de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires.

Para el dengue no hay vacuna ni tratamiento específico, pero mucho se puede hacer: hay que eliminar todos los criaderos de mosquitos, como latas, botellas, neumáticos, trozos de plástico y lona o bidones cortados que puedan juntar agua y no están en uso. Si los recipientes no pueden eliminarse, hay que darlos vuelta o vaciarlos. Se debe colocar mosquiteros en ventanas y puertas, y utilizar repelentes sobre la piel y sobre la ropa con aplicaciones cada 3 horas. No hay que arrojar recipientes o basura en calles y baldíos en los que pueda acumularse agua. “La fumigación no es suficiente –destacó Kosacoff– porque elimina sólo a los mosquitos adultos. Es recomendable en momentos de emergencia y cuando hay circulación viral”.

.

También te puede interesar...