“Hasta el 16 de agosto vamos a mantener las cosas como hasta hoy”

Lo anunció en conferencia de prensa el presidente Alberto Fernández. “El gran problema es que en los últimos quince días nos relajamos”, añadió, y luego puntualizó que los jóvenes deben hacer un esfuerzo y no reunirse.

Por Dr. Daniel Cassola

El diagnóstico general del presidente hoy al anunciar la extensión de la cuarentena sin cambios hasta el 16 de agosto es que estamos en un “momento creciente”. América Latina hoy es el foco mundial de la pandemia. En Argentina, particularmente, el centro del problema se encuentra en el AMBA, ya que, según consideró el presidente, los focos en el interior se generan por la búsqueda y el transporte de bienes e insumos desde el centro económicos del país hacia el interior.

“El mundo no encontró las herramientas todavía para combatir a la enfermedad. No hay vacunas y no hay tratamientos. No es una gripe cualquiera. No es una enfermedad más. Los relatos de quienes la padecen son duros, ya sea por los síntomas o por la cuarentena. La solución que encontramos es cuidarnos nosotros. El virus no nos busca, nosotros vamos a buscarlo. Hoy el principal problema es la circulación, es nuestro mayor enemigo. Cuando nos relajamos es cuando nos exponemos al peor riesgo”, comentó el presidente. Se notó en Fernández un tono más enfático que en otras presentaciones. Lo que apunta a buscar el presidente, en este sentido, es que la población tome los cuidados necesarios para prevenir el contagio, ya que es virtualmente imposible un control más férreo de la circulación tanto en calles como en veredas.

En cuanto al interior del país, mostró que en Mendoza, Córdoba y Santa Fe “cuando hubo cuarentena los contagios se contuvieron, cuando se liberó los casos se multiplicaron en, estos son los costos que pagamos si no somos responsables”. “Convoco a que no nos contagiemos por decisión propia. No estamos discutiendo cuán libres somos, o cuán presos estamos de la pandemia. Este es el único modo que tenemos para tratar este problema”, resaltó Fernández.

Si bien hubo rumores sobre el posible alejamiento entre Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof, en la conferencia de prensa se mantuvo la calma y la concordia. “En la Ciudad de Buenos Aires hay 5 casos por manzana. El jefe de gobierno de la ciudad hace un gran esfuerzo para retomar las actividades habituales pero nos tenemos que cuidar. La tasa de mortalidad más alta de contagios y muertes está en la Ciudad”, comentó, antes de ceder la palabra, el presidente.

A su turno, el jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta, afirmó que “son tiempos muy difíciles para todos, lo mejor que podemos hacer es trabajar en conjunto”. “En la Ciudad pasamos de un promedio de 1000 casos por día a 1100 por día. La CABA es el lugar de mayor densidad poblacional y el virus se propaga por la cercanía”, informó. Por más que hayan crecido en un diez por ciento los casos, Larreta consideró que se trata de un curva “estabilizada”, lo que repitió en distintas ocasiones.

En cuanto a la gestión de la pandemia en la Ciudad, destacó que “hay tres realidades diferentes”. “Los barrios vulnerables sufrieron un brote muy fuerte hace dos meses pero se trabajó para contener y hoy la tasa de contagios allí bajó drásticamente. El segundo grupo son los trabajadores de la salud. Los testeamos a todos, incluyendo a los trabajadores de los geriátricos. Allí tuvimos 1800 casos positivos en total, a los que aislamos. Lo mismo hicimos con las fuerzas de seguridad, donde registramos más de 300 casos. En tercer lugar implementamos el Plan Detectar en casi todos los barrios de la ciudad. Lo hacemos con los tests que diseñó el Conicet, que para nosotros es un orgullo. Es muy importante para tener un panorama más claro”, enumeró el jefe de gobierno.

Por último, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof recalcó que la pandemia atraviesa su peor momento en todo el mundo y comentó que en distintos países volvieron medidas como las cuarentenas estrictas, la vuelta atrás con actividades que se habían permitido y hasta los toques de queda para evitar la circulación de la población. “Hay quienes venden que la pandemia ya pasó, que es un problema argentino”, espetó el gobernador.

Quizás el dato más importante de los que comentó el presidente tiene que ver con el sistema de salud. “Argentina está conteniendo los contagios pero estos están en suba. La tasa de mortalidad no crece a la misma velocidad que los contagios porque el sistema de salud está respondiendo. Aprovechamos el tiempo de cuarentena inicial para dotar de camas para poder atender a toda la gente”, sostuvo Fernández. De la capacidad de respuesta de las clínicas y hospitales seguramente dependa el futuro de la cuarentena, su flexibilización o endurecimiento.

.

También te puede interesar...