Europa se vuelve a cerrar por la segunda ola de contagios

Por ahora las medidas más duras se tomaron en Francia, donde rige a partir de hoy un confinamiento estricto por un mes. En otras regiones, como Cataluña, se dispusieron cierres perimetrales que se tornan más duros los fines de semana. Italia libera presos y Reino Unido por ahora se resiste a entrar en una nueva cuarentena.

Por Dr. Daniel Cassola

Con el fin del verano europeo se acaban los tiempos de mayor movilidad y libertad para los ciudadanos de muchos países. La llamada segunda ola de contagios de coronavirus se presenta amenazadora y más voluminosa que la primera. Son muchos los países europeos en los que los registros de contagios y muertos marcan récords. A este ritmo se prevé una nueva ronda de colapsos en los sistemas de salud, en algunos casos tan pronto como a mediados de noviembre.

Uno de los países más afectados por los casos es Francia, cuyo gobierno dictaminó un cerramiento estricto durante un mes a partir de hoy. Los ciudadanos franceses solo podrán salir para comprar alimentos, medicamentos, asistir al trabajo o cumplir con citas clínicas o urgentes. Además se les permite salir durante una hora por día para hacer ejercicio y a un kilómetro a la redonda de su domicilio. La medida que rige hasta el primero de diciembre podría extenderse. Quien no porte su documento o una acreditación que indique que, por ejemplo, tiene que concurrir a una consulta médica, deberá pagar una multa de 135 dólares.

En España las distintas regiones dictan cierres perimetrales. Tal medida llevó al conflicto en la comunidad de Madrid. Por otro lado hoy cierra sus fronteras Cataluña, por un período de quince días y con mayor rigor los fines de semana. Además se suspendieron actividades culturales y extra escolares. Según las autoridades locales la situación sanitaria es “crítica” y es tiempo de un “parón social”.

En Italia las autoridades también se ven obligadas a determinar medidas para combatir los contagios. Con ese fin determinaron la liberación de hasta cinco mil presos para aliviar la situación en las cárceles. Quedan excluidos quienes están condenados por delitos de terrorismo, vinculados con la mafia o por corrupción.

A su vez Gran Bretaña, que es donde más muertos por coronavirus se registraron en todo el continente, se resiste por ahora a avanzar más allá de algunos confinamientos locales. Los casos allí se están duplicando cada nueve días, una tendencia que podría torcer pronto la voluntad del gobierno inglés. En general los mandatarios europeos quieren evitar nuevos cerramientos totales para dejar de castigar a la economía pero la velocidad del contagio de la pandemia les impone otra realidad.

Incluso en Suecia, que es el único país europeo que todavía no impuso en todo el año una cuarentena obligatoria, las autoridades advierten el avance de la enfermedad. “Estamos empezando a acercarnos al techo respecto al cual el sistema de salud se puede gestionar”, dijo el epidemiólogo jefe del gobierno Anders Tegnell. A la espera de la vacuna los gobiernos europeos se enfrentan a la pandemia contra la pared que les impone la economía.

.

También te puede interesar...