Es probable que lo peor de la pandemia todavía no haya pasado

Ayer fue el día con más casos confirmados desde la detección del coronavirus. Fueron 230 mil positivos en un solo día. Argentina superó los 100 mil casos acumulados. Estados Unidos. Brasil y la India son los focos más comprometidos.

Por Dr. Daniel Cassola

No se trata de ser pesimista sin razón, sino de tratar de comprender la realidad para encontrar la mejor manera de actuar en consecuencia. Los números, que todo el mundo sigue desde que se detectó el primer caso de Covid-19 en China, son ahora más amenazantes que nunca. El ritmo de contagios se acelera en distintas partes del mundo y solo Europa, luego de decenas de miles de muertes, y algunos países de Asia parecen retomar la senda de algo que se parece a una vida normal.

Desde el 25 de junio a hoy, todos los días se registraron al menos 160 mil nuevos contagios. Ayer se alcanzó un nuevo récord con 230 mil diagnósticos en una sola jornada. En los países de Europa que fueron más afectados alrededor del 15 por ciento de la población, en el mejor de los casos, está inmunizada por haber estado expuesta ya al virus. Esto quiere decir que el Covid-19 todavía tiene mucho campo por recorrer.

El país más comprometido por la pandemia es Estados Unidos, donde se confirman, día a día, prácticamente la mitad de los contagios que se producen en todo el mundo. Allí ya se contagiaron casi 3,5 millones de personas y fallecieron más de 137 mil, más del doble de muertes que las que produjo, para ese país, la Guerra de Vietnam. Cuando la pandemia comenzó a ceder en New York o Los Ángeles, se comenzaron a registrar contagios masivos en otros estados. Hoy La Florida es el más afectado. El gobierno que comanda Donald Trump, con un ojo en las elecciones de noviembre, no estableció una política centralizada para enfrentar al coronavirus. Los distintos estados y ciudades entran y salen de distintas medidas restrictivas que nunca llegaron a un nivel de confinamiento como el que se experimentó en Italia o España. Por ahora el contagio allí no encuentra freno.

Otro de los focos de la enfermedad se registra en el subcontinente indio. La India, el segundo país más poblado del mundo luego de China, lleva tres meses de cuarentena estricta pero el contagio no cede. Ya se registran más de 800 mil casos positivos y 23 mil muertes, mientras el sistema sanitario del país comienza a dar señales de colapso. En ciudades como Maharashtra, Delhi y Gujarat el ejército indio asumió el control de la situación.

En América del Sur el país que concentra la atención es Brasil, con cerca de dos millones de casos confirmados y más de 70 mil fallecimientos. Incluso el presidente Jair Bolsonaro, que niega la peligrosidad de la enfermedad, contrajo el virus la semana pasada. Desde entonces la comunicación sobre su estado de salud ha sido escueta, aunque al parecer solo habría manifestado algunas líneas de fiebre y estaría en vías de recuperación. En el resto de la región se registran muchos casos en Chile, México y Argentina. Aquí ayer se alcanzó la cifra de cien mil confirmados.

A todo esto el hartazgo gana lugar en buena parte de la población. La cuarentena estricta parece insostenible pero tampoco hay un diseño claro de una nueva normalidad porque no hay forma de que resortes básicos como el transporte público funcionen de manera relativamente segura. En el punto de mayor contagio de la pandemia quizás se esté por enfrentar los mayores riesgos. El coronavirus somete a la humanidad a un ejercicio de paciencia inédito.

.

También te puede interesar...