Envejecemos durante toda la vida

ancianos

Por Dr. Daniel Cassola

Cultural y laboralmente está impuesto que uno es viejo o anciano a partir de que se jubila. Por ley, las mujeres a los 60 y los hombres a los 65 años, pueden comenzar a cobrar su haber jubilatorio.

Pero sería ilógico pensar que uno se acuesta un día como un sujeto económicamente activo y se despierta al siguiente como un anciano jubilado. Desde un punto de vista médico u orgánico el envejecimiento comienza mucho antes. Prácticamente se podría decir que nos pasamos la vida envejeciendo.

El desgaste orgánico y fisiológico es un proceso progresivo que comienza ni bien terminamos de crecer. O sea, que contra lo que se cree mayoritariamente, envejecemos desde nuestra juventud.

A partir de estos preceptos equivocados es que se cree que la vejez es sinónimo de enfermedad. En cambio, la vejez es justamente eso, un mayor desgaste orgánico que se produce por el paso del tiempo. No se puede evitar pero sí se puede gozar de una mayor salud, autonomía y lucidez sin mantenemos hábitos de vida saludable desde la mediana edad, o sea desde la juventud.

El método y las conductas a seguir las hemos comentado muchísimas veces pero siempre vale repetirlo. Hay que alimentarse sanamente con todo tipo de alimentos, realizar ejercicio físico periódicamente, controlar la presión arterial y escaparle al sobrepeso. Además, es fundamenta estar siempre en actividad, en medio de proyectos y con metas por delante.

Este tipo de conductas, de las que no hay ningún misterio, son las que nos permiten prevenir enfermedades crónicas, y que disminuyen las posibilidades de sufrir algún tipo de demencia o patologías del tipo del Alzheimer.

Por último, así como es falso que vejez es sinónimo de enfermedad, también es errado decir que la vejez viene acompañada de la depresión. Una vez más, todo tiene que ver con mantenernos socialmente activos. Incluso, para quien tenga una profesión que valore, puede ser a través del trabajo.

También puede haber quién lo tenga que hacer por necesidad. El aumento jubilatorio de poco más del 17 por ciento para septiembre, lleva la jubilación anual a una suba del 30 por ciento, que difícilmente pueda ganarle a la inflación.

Es cierto que con salarios magros no siempre nos ayudan a envejecer con salud y calidad de vida. Pero bien vale hacer el esfuerzo de llevar una vida saludable, ya que la viejez empieza mucho antes de lo que todos pensamos.

.

También te puede interesar...