Entre fumar muy poco y no fumar hay una diferencia abismal para la salud

Por Dr. Daniel Cassola

“No a mí no me va a pasar nada porque fumo muy poco, apenas dos o tres cigarrillos por día, no más”, podría pensar alguien o decirlo en voz alta… y estaría equivocado.

Fumar un sólo cigarrillo al día aumenta considerablemente el riesgo de sufrir enfermedades circulatorias y derrames cerebrales, según un estudio publicado en la revista British Medical Journal.

Aunque se reduzca el consumo a un sólo cigarrillo, el riesgo de padecer esas enfermedades es la mitad que el de quienes fuman 20 al día, apuntan los investigadores. Por ello, recomiendan dejar el hábito por completo. O sea quienes fuman un cigarrillo diario solo reducen el riesgo en un 50 por ciento con respecto a los que consumen un atado entero.

Muchas personas creen que no dañan su salud o que lo hacen en menor medida si fuman pocos cigarrillos al día, señala el equipo de Allan Hackshaw, del University College de Londres. Otros estudios más pequeños ya habían apuntado que esa suposición no era correcta y que fumar poco suponía un riesgo elevado en el caso de enfermedades del corazón.

Para investigar en ese aspecto más a fondo, el equipo de Hackshaw evaluó 141 estudios al respecto realizados entre 1946 y 2015. Según sus resultados, los hombres que fuman un cigarrillo diario tienen un riesgo el 48% más elevado de padecer enfermedades de corazón y el 25% más alto de sufrir un ictus que los que no fuman.

Entre las mujeres el riesgo en el caso de enfermedades coronarias es un 57% mayor, y el de derrame cerebral un 31% más elevado. En conjunto, quienes fuman un cigarrillo diario tienen un riesgo de entre el 40 y 50% en relación al de quienes fuman 20.

“Hemos mostrado que gran parte del riesgo de enfermedades coronarias e ictus proviene de fumar unos pocos cigarrillos al día”, afirman los autores. “Puede que eso sorprenda a muchas personas. Pero hay mecanismos biológicos que explican ese elevado riesgo relacionado con un consumo moderado”, añaden.

Los estudios muestran que el contenido de los cigarrillos daña el revestimiento de los vasos sanguíneos y provoca aterosclerosis y trombosis. Hay efectos negativos incluso en concentraciones muy bajas e incluso en fumadores pasivos. En el caso del cáncer de pulmón, sin embargo, el riesgo aumenta proporcionalmente a la cantidad de cigarrillos consumidos al día.

.

También te puede interesar...