En poco más de una década se registra un avance notable contra el tabaco

Por Dr. Daniel Cassola

Hace poco más de diez años se votaban en la Ciudad de Buenos Aires las primeras leyes para restringir el fumar en espacios públicos y cerrados. Si nos remontamos a aquellos tiempos lo que hoy parece natural entonces era impensado. Aquí se fumaba en todos los bares y restaurantes de la ciudad. A lo sumo había locales que tenían delimitadas las zonas para fumadores y no fumadores.

Algo similar ocurría en los ambientes laborales. Se fumaba en las oficinas, en las fábricas y hasta en las aulas de las universidades.

Las primeras conclusiones a las que arriban los especialistas del área de prevención y control del tabaco de la ciudad tienen que ver con el cambio en las costumbres.

El cambio fue radical y positivo. Hoy prácticamente nadie intenta fumar en un espacio público que sea cerrado. Y a nivel general el promedio de fumadores ha disminuido, aunque todavía son muchos los que consumen tabaco.

Se calcula que el 31,9 por ciento de la población adulta fuma, prácticamente con igual proporción entre mujeres y hombres. Entre los adolescentes los fumadores son el 18,5 por ciento cuando en el año 2000 eran el 27 por ciento.

Las campañas municipales, provinciales y nacionales contra el tabaco le han servido al país para obtener algunas distinciones en los últimos tiempos.

Recientemente el Banco Mundial distinguió a Argentina, Uruguay y Panamá por su “control estricto del tabaco”. En base a un informe de la Universidad de Washington se considera a la Argentina como uno de los países que más redujo el consumo de tabaco desde 1980 a la fecha.

De todas maneras las estadísticas oficiales revelan que todavía hay un muy importante mercado de cigarrillos. Estamos por el buen camino pero falta mucho por hacer. Hay una gran cantidad de discotecas y pubs nocturnos que aún permiten fumar en espacios cerrados. Y las restricciones publicitarias no se cumplen en su totalidad.

De todas maneras, según el Ministerio de Salud de la Nación un millón de personas dejaron de fumar en los últimos diez años. Se trata de una verdadera década ganada al tabaco.

.

También te puede interesar...