En lo que va de la década ya murieron 59.738 personas en accidentes de tránsito


Por Dr. Daniel Cassola

En los grupos de población más joven una de las principales causas de defunción o incapacidad está dada por los accidentes de tránsito. Por ello la Organización Mundial de la Salud estableció como una de sus metas para la década que estamos atravesando disminuir el número de accidentes fatales. Hoy es el Día de la Seguridad Vial y vale la ocasión para repasar en qué situación estamos.

Pese a que el Estado Argentino asumió el compromiso internacional ante la ONU (2011/2020), como la mayoría de los estados del mundo, de disminuir durante el Decenio de Acción para la Seguridad Vial, el número de muertos en un 50%, transcurridos ya ocho años, de acuerdo a las cifras de Luchemos por la Vida, las víctimas no disminuyeron significativamente, y según las últimas oficiales disponibles, aumentaron.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que anualmente mueren alrededor de 1,3 millones de personas, lo que representa más de 3.500 muertes por día en el mundo. En el plano local, Argentina ostenta uno de los índices más altos de mortalidad producida por accidentes de tránsito, con más de 20 muertes por día que llegaron a los 7272 fallecimientos en el año 2018 y 120.000 heridos de distinto grado, además de cuantiosas pérdidas materiales que se estiman en unos 10.000 millones de dólares por año.

El Plan Mundial propuesto por las Naciones Unidas promueve actividades claves a realizar en lo que denomina 5 Pilares de acción para la Seguridad Vial. Uno de los pilares es lograr usuarios de la vía pública más seguros que se resume en los siguientes puntos:

– El uso permanente y generalizado de los cascos en ciclomotores, motocicletas y bicicletas.

– El uso permanente y generalizado de los cinturones de seguridad y sistemas de retención infantil en los demás vehículos automotores.

– El cumplimiento de los límites de velocidad, y también su reducción.

– Evitar el consumo de alcohol y/o drogas al volante.

– Evitar el uso del celular al volante.

– El otorgamiento generalizado de la prioridad a los peatones.

Si hay voluntad política para llevar adelante un plan sistemático se puede mejorar la seguridad vial y disminuir las cifras de muertos. Luego queda la cuestión cultural, a la que a veces se le da más importancia de la que tiene. Con la aplicación de sanciones de manera sistemática y transparente se logran los cambios.

.

También te puede interesar...