En el peor momento de la pandemia diseñan una etapa de “mayor relajamiento” pero “con mucho cuidado”

Por el colapso de la economía y el hartazgo social la continuidad de la cuarentena pasará, a partir del sábado, a una fase de menores restricciones. El nivel de contagio es el más alto desde marzo. ¿Se alcanzó el pico?

Por Dr. Daniel Cassola

La suposición en la que se basan Alberto Fernández, Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta para elaborar planes de flexibilización de actividades, y por lo tanto de mayor circulación de personas, es que el pico de contagios de coronavirus se está atravesando por estos días. Desde hace una semana los positivos se estabilizaron en torno a los 3500 por jornada.

Esta última meseta muy alta de casos se considera todavía como la última tanda de la anterior fase de la cuarentena, antes del cierre estricto del primero de julio. Recién ayer se cumplieron catorce días, por lo que a partir de hoy los casos deberían sostenerse en esos número o incluso comenzar a bajar. Aunque sea muy moderadamente. Es lo que se espera por la reducción de la circulación. Se calcula que en el AMBA el movimiento de personas se disminuyó en un 20-30 por ciento durante la primera quincena de julio con respecto a los 15 días anteriores.

Otro dato que alienta a los funcionarios a pensar en flexibilizaciones es que se detuvo el aumento en la ocupación de las camas de terapia intensiva. Desde hace un tiempo en el AMBA se estabilizó ese índice en torno al 60 por ciento. Se considera, entonces, que el sistema sanitario tiene margen todavía. Si se detecta una disparada en los contagios, advierten desde todas las jurisdicciones, siempre se puede volver para atrás.

Hasta el viernes no habrá ningún tipo de anuncio oficial. Para el último día hábil de la semana está programada otra reunión en Olivos entre los tres mandatarios que tienen incidencia en el AMBA. Algunos asesores ya revelaron lo que se están pensando. El infectólogo Tomás Orduna aseguró que se piensa “volver a una fase 3” en la que el “50 por ciento de la gente va a comenzar a circular”. Si la situación de la pandemia continúa desarrollándose dentro de un marco de contención podría pensarse en una circulación del 75 por ciento para una etapa siguiente.

En ese sentido también se encuentra la difusión de una serie de fases que planearía el gobierno porteño para volver a la normalidad. La idea de mostrar ese plan extenso de 12 fases es dar el mensaje que hay un camino hacia la normalización, por más que después los pasos a seguir, que en definitiva los define la actualidad diaria, sean distintos a los enunciados.

En la provincia de Buenos Aires hay, todavía, una mayor cautela. Consideran que la realidad de la Ciudad, donde viven 3 millones de personas, y la realidad de la provincia, con 13 millones de habitantes, tienen complejidades diferentes. “Las plazas de la Ciudad están todas cercadas y en la provincia no. En todas las grandes ciudades, en las zonas donde hay más edificios o más densamente pobladas como CABA los contagios son más sencillos. Esas diferencias demográficas, socioeconómicas, de forma de vida y de cultura hacen que nosotros tengamos que tomar medidas especiales”, sostuvo hoy el gobernador bonaerense.

Las necesidades económicas y el cansancio que se percibe llevan por el camino del “mayor relajamiento”. La actualidad sanitaria, los contagios que ya son más de 100 mil y los desmadres que sucedieron en otros países obligan a tomar ese camino con “mucho cuidado”.

.

También te puede interesar...