En el AMBA se desacelera la pandemia mientras en el interior podría haber pasado el pico

Si bien el contexto es de muchos contagios y muertes reportadas por día, la ola más severa de infecciones parece retroceder. En la provincia de Buenos Aires el foco se trasladó al interior. En Córdoba y Santa Fe se detectó un muy leve descenso de los casos por primera vez desde hace más de un mes.

Por Dr. Daniel Cassola

El registro de ayer con 11.712 casos diagnosticados y 407 muertos reportados no es motivo de ningún tipo de festejo. Sí se puede decir que la situación es, con el correr de los últimos días, un poco menos mala que hace algunas semanas. Quizás Argentina se aproxime a vivir el verano que se dio en Europa, con baja en los casos y más actividades permitidas. En todo caso será clave, si es que la vacuna no aparece antes, tomar las medidas necesarias para evitar una segunda ola.

En la Ciudad de Buenos Aires, el distrito con más casos si se miden por número de habitantes, la tendencia de la pandemia es marcadamente a la baja. Luego de varias semanas por debajo de mil casos diarios ayer el reporte dio 482 positivos. Las aguas, en la capital del país, se comienzan a aquietar. En la provincia de Buenos Aires sucede algo similar, de hecho más que nunca como en este año ha quedado claro que el AMBA es una sola gran aglomeración.

En tierras bonaerenses, desde hace un tiempo, las mayores preocupaciones se trasladaron al interior. Ayer el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, afirmó que “el epicentro de coronavirus está en Azul, Tandil y Olavarría” y que se percibe además una mejora en distritos del interior “que estaban complicados” como Mar del Plata y Bahía Blanca. El funcionario aseguró que hay un descenso “muy marcado” de casos de coronavirus en el AMBA y atribuyó esa baja al hecho de que “hay un 30 por ciento menos de la población circulando debido a que no hay clases presenciales, a que los trabajadores con hijos a cargo y los adultos mayores están en sus casas”.

Kreplak también comentó que “hay muchas actividades que siguen restringidas, si bien hay más circulación, todo el mundo se juntó alguna vez con la familia, pero mucho menos de lo que lo hacía habitualmente”. Respecto a la temporada de verano, remarcó que se intentará “no internar en los lugares turísticos” y subrayó que “la gente que dé positivo y esté en condiciones, deberá volver a su casa”. Por último,  señaló que se está preparando la logística “para la vacunación masiva” y detalló que se está “empezando a capacitar vacunadores para la aplicación en cuanto esté”.

En las grandes ciudades del interior como Rosario o Córdoba la situación continúa siendo más tensa que en el AMBA pero en la curva de los casos se comienza a dibujar un pico y un, por ahora muy leve, descenso. Río Negro y Neuquén continúan en una situación que bordea la saturación del sistema de salud, si es que en algunas localidades ya no se cayó allí. A los tropezones, y con una cantidad de contagios y muertos que se preveía menor cuando comenzó la cuarentena, Argentina se acerca al verano. Durante los meses más cálidos quizás haya más tiempo para dedicarla a todos los otros problemas tan graves que acechan al país.

.

También te puede interesar...