En Argentina la pandemia vira hacia el interior

De los casos diagnosticados ya más de un tercio se dan fuera del AMBA, cuando hasta hace un mes el porcentaje era insignificante. Las camas de terapia intensiva se ocupan con rapidez, ya son 1386 en las distintas provincias del país. La situación es grave en Jujuy, Río Negro, Neuquén, Salta y Tucumán.

Por Dr. Daniel Cassola

El virus llegó a un interior que ya se había relajado, después de meses de precauciones para casos que no existían. Cuando el AMBA comenzó a moverse, por el ritmo del trabajo, comenzó a retomarse la conexión de la zona donde la economía es más dinámica con el resto del país. Además de los bienes y servicios que se vinieron a buscar aquí, a tierras porteñas o bonaerenses, los transportistas, migrantes y trabajadores se llevaron el virus.

Lejos está de superarse el problema en el AMBA, con hospitales que comienzan a crujir, pero hoy el foco de la atención está en el interior y las distintas regiones o ciudades que parecen necesitar auxilio. Según entiende el Ministerio de Salud de la Nación, en el interior se esforzaron más por los controles en fronteras e ingresos, que por respetar las medidas de prevención en cada lugar. Por lo tanto, cuando el virus ingresó encontró terreno fértil para propagarse.

La semana pasada se diagnosticaron en promedio unos 3914 casos de coronavirus por día de residentes fuera de la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires. Eso representa un incremento de un 31 por ciento respecto de la semana anterior y un 273 por ciento respecto de un mes atrás. Ese aumento es el que hoy mantiene hacia arriba la cuenta  nacional de casos, ya que los del AMBA experimentaron una leve caída de un 5 por ciento en la última semana respecto de los siete días anteriores.

Luego de las reuniones virtuales del Consejo Federal de Salud, de la que participaron los ministros de Salud de todo el país, se concluyó que “la situación todavía no explotó” y se está “a tiempo de encaminar el rumbo de los equipos de trabajo que avanzaban en otra línea”. El diagnóstico es cierto si se mira el cuadro general pero discutible si se observan algunas situaciones puntuales como, por ejemplo, la de Jujuy, donde los profesionales dicen que en las principales ciudades ya no hay camas de terapia intensiva disponibles.

Otro de los puntos calientes de contagio está en Santa Fe, con más de 1000 contagios diarios en los últimos días. Allí es particularmente grave la situación en Rosario. De forma similar la situación se repite en Neuquén o Río Negro. A pesar de sus carencias el sistema sanitario del AMBA es el más fuerte del país, por lo que un menor número de casos pueden significar un problema mayúsculo para los hospitales del interior.

Hoy recién es lunes pero hacia fines de la semana habrá que comenzar a definir cómo se sigue. La situación está estable pero mala en el AMBA y las alarmas comienzan a sonar en distintas provincias. La pandemia está llevando más tiempo, vidas y esfuerzo de lo que se pudo proyectar.

.

También te puede interesar...