El virus se escapa de los controles

La tasa de positividad de los testeos llega a niveles récord en el AMBA, lo que indica que muchos casos no están siendo detectado y aislados. Los peores registros se dan en Quilmes, Florencio Varela, La Matanza y Avellaneda.

Por Dr. Daniel Cassola

Los números alcanzaron un nuevo nivel. Los contagios están en el orden de los 4 mil al día y, por segundo día consecutivo, los muertos superaron los 100 casos. Una explicación posible que brindan los expertos es que la carga de datos se vuelve más lenta durante los fines de semana. De ser así hoy la cifra de fallecidos debería ser menor que la del lunes y el martes. Si se ve el promedio de las últimas jornadas es cierto que da un número que está alrededor de 70. Pero con un par de registros más arriba de la centena ya se podría confirmar que la situación, para peor, cambió. Aproximadamente los casos fatales se están duplicando cada 24 días, lo que va a seguir sucediendo si los contagios no bajan. En algo coinciden todos los científicos, infectólogos y expertos en estadísticas que están trabajando en el análisis de la pandemia de coronavirus: más contagios equivale a más muertos.

En este sentido el corto plazo no es esperanzador. No hay ninguna señal que indique que los casos están por comenzar a retraerse. Todo lo contrario. Todas las flechas apuntan para arriba. Dentro de los malos datos que se recolectan a diario uno de los más preocupantes está dado por el índice de positividad, es decir el porcentaje de tests que dan resultado positivo sobre el total de los que se efectúa. Para hacer un correcto diagnóstico, rastreo y aislamiento de los contactos de los positivos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que ese indicador se encuentre por debajo del diez por ciento, y considera que la situación es crítica si está por encima del 20 por ciento.

Los números que al respecto se registran en el AMBA son pésimos. Municipios como Quilmes, Florencio Varela, Tres de Febrero, La Matanza y Avellaneda, donde viven millones de personas, están por encima del 50 por ciento.  La Ciudad de Buenos Aires se encuentra en el orden del 39 por ciento, mientras el promedio general del AMBA está en el 43 por ciento. Esto quiere decir que es muy probable que haya muchos casos que no llegan oportunamente al diagnóstico, y siguiendo con los supuestos, puede que, al no saber que están contagiados, continúen diseminando al virus.

En la comparación entre distritos parecería haber, si se hila más fino, alguna diferencia. En cuanto a la incidencia por el número de habitantes el peor lugar continúa siendo la Ciudad de Buenos Aires con 2,4 casos cada mil habitantes. Avellaneda y Quilmes siguen de cerca con 2,2 y 2,1 respectivamente. Si bien la Ciudad es dónde más casos, proporcionalmente hablando, hay los números que arroja el Plan Detectar están levemente inclinados a la baja. O sea, allí donde se van a buscar los casos porque se sospecha que hay contagios se encuentran focos cada vez más tenues. En cambio en el Conurbano la tendencia parecería ser la inversa. Quizás por ello, además de las diferencias ideológicas y formales, parecen distintas las situaciones del gobierno porteño, que se muestra más relajado, y el bonaerense, cuyos funcionarios suelen expresar un grado mayor de preocupación.

Por último, la inquietud de los miembros del staff de Axel Kicillof también puede residir que si se mide en qué lugares la pandemia crece con más velocidad en los últimos días nos encontraremos con una tabla íntegramente conformada por municipios bonaerenses con Marcos Paz, Cañuelas y San Isidro a la cabeza, donde se registraron un 40 por ciento más de contagio durante los últimos siete días.

Está claro que nadie se va a salvar solo y que hay fluctuaciones de casos y fallecidos entre lugares y semanas. Hoy el cuadro es el que se describió, pero antes fue levemente distinto y mañana probablemente vuelva a cambiar. Lo que los números indican, a rasgos generales, es que en este momento el virus tomó cierta distancia. Se están produciendo muchos más contagios de los que el sistema está detectando. En esta carrera que comenzó en marzo hoy estamos un poco más relegados.

.

También te puede interesar...