• Sin categoría
  • 0

El vapeo provoca estragos en los pulmones de los fumadores

Por Dr. Daniel Cassola

Luego de las campañas contra el consumo de tabaco emergió como alternativa el vapeo o cigarrillo electrónico, y parece haberse dado un revivir de las viejas controversias sobre los cigarrillos. En sus inicios los productos derivados del tabaco no eran asociados con las enfermedades que provocan.

Hábilmente las publicidades nos hablaban de libertad, belleza, placer, independencia en asociación con fumar tal o cual marca de cigarrillos. El advenimiento del vapeo no ha llegado a este extremo pero parece haber dando vueltas una noción acerca de su nula capacidad de daño. Algo así como que ya sabemos que los cigarrillos hacen mal pero con el electrónico no pasa nada.

Hoy el vapeo llama cada vez más la atención de los profesionales médicos del área de neumonología. En el Hospital de Clínicas hay un internado de 30 años con severo deterioro en los pulmones y una patología que no se ha podido diagnosticar ni tratar aún, pero que está relacionada con el consumo de cigarrillos electrónicos.

Según expresó Carlos Luna, jefe del Área de Neumonología del Hospital de Clínicas, «las enfermedades relacionadas al cigarrillo, como la EPOC o hasta el mismo cáncer de pulmón, demoran años y hasta décadas en desarrollarse, pero las pulmonares relacionadas al vaping pueden desencadenarse en semanas». El médico añadió que los síntomas más comunes son dolores abdominales, cuadros gastrointestinales, insuficiencia respiratoria, inflamación pulmonar

Las principales sustancias que contiene el cigarrillo electrónico son propilenglicol, glicerina vegetal, nicotina en diferentes dosis, aromas opcionales y en muchos casos THC (Tetrahidrocannabinol), el componente psicoactivo de ánimo) de la planta de cannabis.

Luna concluyó que «dentro de las enfermedades respiratorias, la relacionada al vapeo es la que más nos sorprende por su preocupante desarrollo y, a la vez, escasa información. Hay que tomarlo con pinzas, pero me animaría a decir que es menos dañino el cigarrillo regular que el electrónico, porque al menos sabemos que es lo que contiene».

Por su parte la médica broncoscopista del Hospital de Clínicas, Roxana Berenguer contó que el paciente internado, de 30 años, se encuentra «en estado grave, con respirador y su situación es crítica, pero dentro de este panorama, se encuentra mejor que cuando ingresó». «En un principio pensábamos que se trataba de una neumonía severa, pero luego descubrimos una proteinosis alveolar, rara enfermedad relacionada al vaping», apuntó Berenguer.

La broncoscopista revela que el joven fumó tabaco desde los 15 años, entre uno y dos paquetes por día, hasta hace siete meses, cuando empezó con el cigarrillo electrónico. «Hace unos 90 días empezó a sentir fuertes dolores en el pecho y una considerable falta de aire, hasta que una tomografía reveló un extraño color de sus pulmones y un deterioro orgánico avanzado», precisó Berenguer sobre este paciente testigo que se encuentra muy delicado pero estable. 

Para la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), «el cigarrillo electrónico no es un producto seguro, ni existe evidencia de que genere daño reducido respecto de los cigarrillos convencionales, ni tampoco es efectivo para dejar de fumar». Por ello, desde 2011, a través de la Disposición 3226/11, se prohíbe la importación, distribución, comercialización y la publicidad o cualquier modalidad de promoción en todo el territorio nacional.

.

También te puede interesar...