El “snackeo”, una nueva palabra para una vieja costumbre

salty20snacks

El 80 por ciento de los argentinos incorporó al snackeo como una quinta comida.

Por Dr. Daniel Cassola

Desde tiempos ancestrales la medicina se ha preocupado por la comida. Hipócrates, el intelectual griego que la da nombre al juramento que realizan todos los médicos al recibirse, decía: “Sea el alimento tu medicina, y la medicina tu alimento”.

Más recientemente el filósofo alemán Ludwig Feuerbach, en el siglo XIX, inmortalizó la siguiente frase: “Si se quiere mejorar al pueblo, en vez de discursos denle mejores alimentos. El hombre es lo que come”. De aquí proviene la expresión popular “Somos lo que comemos”.

Como los tiempos han cambiado, para gran parte de la población hoy no hay un problema de escasez de alimentos sino de abundancia. Y como somos los que comemos, si no nos cuidamos nos podemos enfermar.

Las comidas durante una jornada tipo debería ser cuatro. Desayuno, almuerzo, merienda y cena. Pero los especialistas en nutrición ya han catalogada a una conducta muy extendida como la quinta comida. Nos referimos a lo que hoy se llama “snackeo”, y que también se podría llamar picoteo.

Al respecto, el Centro de Estudios Sobre Nutrición Infantil (CESNI) ha publicado recientemente un muy interesante estudio. En primer lugar el 80 por ciento de los argentinos de todas las edades incurren en el snackeo o picoteo. En la amplia mayoría de los casos esto se da fuera del hogar.

Ahora bien, el picoteo no necesariamente es perjudicial para nuestra salud. Todo depende de lo que ingerimos. Según la investigación que les comentamos, el 30 por ciento de la población realiza snackeos que pueden considerarse saludables.

Luego el 37 por ciento hace ingestas mixtos, con productos saludables y otros que no lo son. Finalmente, el 33 por ciento de los que picotean ingieren alimentos que son considerados poco saludables.

Todos sabemos ya cuáles son los productos que nos hacen bien y lo que nos pueden llevar a alguna complicación. Los saludables más populares son frutas, verduras, yogur, leche e infusiones sin azúcar. Los que no son tan saludables pero igual de populares son las golosinas, panificados y galletitas en general.

Es importante contar con esta información. Esto no quiere decir que nunca podamos comer una golosina, un bizcochito o lo que nos guste. El problema es si esa ingesta se vuelve cotidiana. Ahí sí podemos tener un problema.

Los tiempos cambian pero nuestro cuerpo no. Los hombres seguimos siendo lo que comemos.

.

También te puede interesar...