El récord de casos acelera las nuevas restricciones

Ayer Argentina superó los 20 mil casos diagnosticados en un día por primera vez desde el comienzo de la pandemia, con récords tanto en la Ciudad como en la Provincia de Buenos Aires. Más allá de algunos detalles el cuerpo de las nuevas medidas está definido. Podrían a comenzar a regir el viernes.

Por Dr. Daniel Cassola

La segunda ola se desató y pulverizó los registros de contagios que ubicaban al pico en octubre del año pasado. Eso ya es historia. El peor momento de la pandemia es ahora, con más de 20 mil contagios diagnosticados en una jornada por primera vez. A solo tres semanas de haberse iniciado la suba en los positivos se confirma aquí lo que pasó en buena parte del mundo. Las segundas olas son peores, más rápidas, con más casos. Resta saber qué sucederá con la mortalidad, que ha aumentado pero no en la misma proporción que los contagios.

Ante este panorama las nuevas medidas de restricción están definidas, más allá de algunos detalles. El anuncio podría ser a última hora de hoy, durante el día de mañana o a más tardar el viernes. Quizás un nuevo reporte con más de 20 mil contagios termine de dar el empujón final. La idea del gobierno es adelantar el cierre nocturno. En la Provincia esperan que sea a partir de las 22 y con restricción para circular mientras que en la Ciudad sostienen que debe ser a partir de las 24 y solo con cierre de comercios.

Por otra parte el transporte público volvería a ser para esenciales, docentes y alumnos, ya habría controles más fuertes para limitar su uso. Ahora los trenes, colectivos y subtes también son solo para estos grupos pero en la práctica, tras la vuelta de todas las actividades que habían estado cancelados, los controles se relajaron. En la actualidad, para tener una noción del movimiento, se registra en las autopistas un tráfico que representa al 97 por ciento del que se realizaba antes de la pandemia, o sea que es prácticamente el mismo. Los subtes tienen un uso del 23 por ciento y los colectivos del 63 por ciento en comparación al mundo pre Covid-19. Aquí sí se nota la diferencia.

En algo en que hay consenso entre todas las partes es que hay que reforzar los controles y los protocolos. La idea es que si se disponen las medidas de cierre nocturno pero no se respeta todo lo otro las restricciones no van a servir de nada. Por eso se harán cumplir las normas que ya están vigentes con respecto a los protocolos, el aforo (la cantidad de personas que pueden estar en un mismo lugar) y los permisos.

Un buen ejemplo de una actividad que funciona bien con protocolos, permisos y aforo es la educación. Desde que retornó la presencialidad en las aulas se detectaron casos de coronavirus en el 0,16 por ciento de los alumnos y en el 1,03 por ciento de los docentes, según datos del Ministerio de Educación. Además, no está determinado que esos contagios hayan sido en el ámbito escolar. Por eso hay consenso entre los ministerios de Educación de todo el país para que se continúe con las clases presenciales.

En síntesis, las medidas ya están diseñadas y no escaparán de lo que se explicó más arriba. Resta saber el modo de implementación. Sin en el decreto del Poder Ejecutivo la aplicación se delega en los gobiernos provinciales o locales, seguramente haya diferencias entre lo que dispongan la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires. Hoy, mañana o a más tarde el viernes comienza una nueva etapa de la pandemia en la Argentina.

.

También te puede interesar...