El punto de menor cumplimiento de la cuarentena coincide con el de mayor difusión del virus

El lunes pasado se registró el número más alto de pasajeros en el transporte público del AMBA desde el 20 de marzo. El último fin de semana también fue el de mayor movilidad desde entonces. Ayer hubo un nuevo récord de contagios con 12.259 casos que se explica por los brotes en el interior.

Por Dr. Daniel Cassola

La Argentina parece desbordada de problemas que exceden a la pandemia de coronavirus. Los reclamos de la policía bonaerense y su actitud desestabilizadora, los cambios en la coparticipación que dispuso el gobierno nacional, las tomas de tierras en distintos puntos del país, los incendios forestales en una decena de provincias, y la lista podría continuar. Lo cierto es que cuando más grave es el problema del Covid-19 menos atención suscita.

Hoy el AMBA está estancado en una meseta altísima de casos, con alrededor de 6 mil en la Provincia y no menos de 1200 en la Ciudad, que más parece una curva ascendente que una llanura. Mientras tanto estallan brotes de contagios en distintas provincias, lo que pone a distintas zonas en riesgo de colapso de sanitario. A su vez, cuando más se lo necesitaría menos se cumple con la cuarentena, llamada Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO).

Según datos del Ministerio de Transporte el lunes fue el día con más circulación de pasajeros en el sistema de transporte público del AMBA, con más de 1 millón 200 mil de usuarios, desde el 20 de marzo. El promedio se estaba ubicando alrededor del millón 100 mil, lo que ya duplicaba al flujo de marzo y abril, cuando el aislamiento más se cumplió, que era de alrededor de 550 mil pasajeros por día. A su vez, el fin de semana viajaron en promedio 660 mil personas por día. Resulta difícil pensar que más de 1 millón 200 mil trabajadores esenciales tuvieran que recurrir al transporte público entre sábado y domingo. Todo indica que la cuarentena se cumple cada vez menos.

Y es ahora cuando más necesitaría el aislamiento para que, de una vez, los contagios comiencen a disminuir. En el AMBA la ocupación de camas de terapia intensiva ronda el 70 por ciento, lo que todavía da cierto margen. En la Ciudad de Buenos Aires la tasa de duplicación está en los 59 días, lo que es un dato positivo, aunque registra el mayor índice de contagio por número de habitantes que cualquier otra provincia. En la provincia los casos se estarían duplicando cada 36 días.

En otras jurisdicciones el problema es más serio. Mendoza registra una ocupación de más del 80 por ciento de sus camas de terapia y el gobierno evalúa pulsar el “botón rojo”, o sea ajustar aún más las restricciones que corren, por ahora, hasta el 22 de septiembre. Otra provincia que comienza a entrar en crisis es Santa Fe con alrededor de mil casos por día en las últimas jornadas. Se suman a las ya convulsionadas realidades de Jujuy y Río Negro, que aún no logran domar la situación.

El camino hacia la vacuna aún es largo. Si los casos comienzan a disminuir todo será un poco más fácil, aunque eso todavía también aparece como un escenario que se encuentra lejos.

.

También te puede interesar...