El primer problema de 2020 puede ser un nuevo brote de dengue


Por Dr. Daniel Cassola

Según un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA que se ocupan de monitorear la actividad de los mosquitos Aedes aegypti, vector del dengue y otras enfermedades, “está arrancando la temporada de calor y comprobamos que los huevos que durante el invierno quedan latentes comenzaron a eclosionar”.

“Ya detectamos los primeros mosquitos adultos volando por la ciudad de Buenos Aires”, advirtió Nicolás Schweigmann, investigador del Conicet y director del Grupo de Estudios de Mosquitos (GEM) de la UBA.

América Latina atraviesa una situación compleja con el dengue: está inmersa en un nuevo ciclo epidémico de la enfermedad tras dos años de baja incidencia. La Organización Panamericana de la Salud destacó que el dengue alcanzó el mayor número de casos registrados en la historia, con 2,7 millones de pacientes. Eso incluye, hasta octubre, 22.127 casos graves y 1.206 fallecimientos.

La temporada 2019-2020 puede ser especialmente grave respecto de patologías como dengue, zika o chikungunya, tomando en cuenta que en los últimos meses en todo el continente americano ya se ha contabilizado un número récord de pacientes. Por eso se considera que es clave profundizar la prevención durante los próximos meses.

Para los especialistas, tal como en otros años, la clave de la prevención pasa por eliminar los sitios que favorecen la reproducción básicamente por medio del descacharrado, algo que lamentablemente no se está haciendo en forma sistemática ni en un programa de largo plazo. 

Lo que suelen hacer las autoridades es recurrir a la fumigación usando productos químicos. También se probó la liberación de machos irradiados y estériles para que las hembras no sean fecundadas. Sin embargo, cada vez más estudios científicos demuestran que esas opciones de control no son efectivas. Lo único que realmente funciona es mantener un completo programa de descacharrización a lo largo de los años.

Para el investigador del Conicet, hacer fumigaciones en la vía pública tranquiliza a la gente, pero el insecticida no llega a los criaderos de los fondos de las casas ni afecta a los huevos. Schweigmann destacó que lamentablemente no vemos campañas de prevención, ni el Estado genera recomendaciones. Además, las campañas ‘sueltas’ no sirven: tienen que ser programas sostenidos en el tiempo.

Lo ideal es hacer prevención también durante el invierno. Solo en verano es llegar tarde y con pocos recursos. Y deberían reforzarse los consejos para residentes argentinos que viajan a países donde el virus circula todo el año. Schweigmann concluyó asegurando que prevenir el dengue no es tan difícil si se implementan las medidas adecuadas”.

.

También te puede interesar...