El presidente de Estados Unidos Donald Trump confirmó que tiene Covid-19


Tanto él como su esposa y primera dama Melania Trump dieron positivo en un test por coronavirus luego de que se contagiara una asesora de comunicación. Permanecerán en la Casa Blanca y por ahora suspendieron los actos de campaña para las elecciones presidenciales que se celebran el 3 de noviembre.

Por Dr. Daniel Cassola

La asesora de comunicación Hope Hicks, que integra el equipo de campaña de Donald Trump, dio positivo por Covid-19 ayer. Como había compartido una infinidad de reuniones y viajes en helicóptero con el presidente, tanto él como la primera dama debieron someterse a las pruebas que también arrojaron resultados positivos. En el comunicado oficial emitido por la Casa Blanca sostienen que ambos “se encuentran bien”.

Desde todas partes del mundo los primeros mandatarios emitieron sus mensajes de apoyo y desearon su pronta recuperación. Lo mismo hizo el titular de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Tedros Ghebreyesus. Más allá de las formalidades otra de las funcionarias de la OMS, la española María Neira, sostuvo que “parece irónico” que Trump se haya contagiado de coronavirus y deseó que luego de esta circunstancia el presidente estadounidense se muestre más empático con los afectados por la pandemia.

Según la CDC, una de las instituciones sanitarias más importantes de Estados Unidos, Trump, con 74 años, integra uno de los grupos de mayor riesgo frente al coronavirus, ya que posee cinco veces más posibilidades de sufrir síntomas severos que un paciente menor de 30 años. La institución considera que una persona de su edad tiene, además, un 90 por ciento más de posibilidades de sufrir complicaciones y requerir internación que una persona joven en estado saludable. La primera dama, al tener 50 años, tiene un mejor pronóstico por delante.

En lo inmediato la CDC recomienda que los infectados de coronavirus permanezcan aislados, usen máscara facial, se laven permanentemente las manos y desinfecten también asiduamente las superficies con las que interactúan. Por lo pronto Trump reconfiguró sus actividades de hoy y solo realizará una llamada por teléfono “en apoyo de los ancianos con Covid-19”. De personalidad impredecible resulta una incógnita cómo se adaptará el presidente de Estados Unidos a las restricciones.

En lo que va de la pandemia, que en Estados Unidos ya produjo más de siete millones de contagios y 200 mil muertes, Trump soltó una cantidad importante de frases que siempre apuntaron a minimizar el tema. Sin ir más lejos en el debate presidencial realizado esta semana increpó al candidato demócrata Joe Biden porque “siempre lleva una mascarilla, por más que no haya una persona en 60 metros alrededor de él”. También atacó en reiteradas ocasiones a la OMS y China. «Creo que la Organización mundial de la salud (OMS) debería avergonzarse, porque es como la agencia de relaciones públicas de China», dijo en abril.

Finalmente, en marzo Trump había sostenido: «El virus no tiene la menor posibilidad contra nosotros. Ninguna nación está tan preparada o es más resistente que Estados Unidos». Seis meses después, no solo Estados Unidos es el país con más contagiados y muertos, sino que hasta el presidente contrajo el virus. Incluso muchos analistas consideran que la administración de la pandemia podrían provocar algo que no suele suceder: que un presidente norteamericano en ejercicio pierda la reelección.

.

También te puede interesar...