El país más italiano del mundo

Por Dr. Daniel Cassola

Solamente en dos países del mundo los italianos son mayoría. En la propia Italia y aquí, en Argentina. En la actualidad se estima que alrededor del 60 por ciento de los habitantes tienen origen italiano. Estamos hablando de aproximadamente 27 millones de personas.

Esta realidad es fruto de la inmigración. Alrededor de seis millones de italianos emigraron desde su patria a la Argentina de forma sostenida entre 1814 y 1970. Las oleadas más numerosas se produjeron entre los años 1870 y 1960. Por ejemplo, en 1896 el 12,5 por ciento de la población argentina era italiana. Ya en el año 2008 se censaron más de 650 mil italianos en Argentina. Como lo demuestran los censos, los números y las estadísticas ambos países parecen estar unidos por lazos indestructibles.

Ha habido múltiples razones para que se produzca esta inmigración. Algunos viajaron por razones políticas y otros por cuestiones económicas. En diferentes momentos de la historia, Argentina fue vista como una oportunidad de prosperidad para muchos italianos que debían enfrentar la falta de trabajo y la guerra.

Aquí los italianos no fueron discriminados, como ha sucedido por ejemplo en Estados Unidos, y se han integrado mejor a la sociedad que otros grupos, como pueden ser los alemanes, o los asiáticos en el siglo XX. Seguramente las similitudes en el lenguaje ayuden. Después de Italia, Argentina también es el país donde más habitantes hablan el italiano. En la actualidad un millón y medio de residentes manejan el idioma en nuestras tierras.

Debido al gran número de italianos que han emigrado hacia aquí, se registra participación de los mismos en todos los ámbitos de la actividad nacional. Ha habido escuadrones de italianos que pelearon por Argentina en las guerras del siglo XIX, así como también ayudaron a desarrollar la actividad agrícola e industrial.

Pero quizás los más recordados por todos nosotros sean los que se han dedicado a las artes y la cultura. Algunas de las figuras más destacadas del tango fueron hijos de inmigrantes italianos. Tal es el caso de Enrique Santos Discépolo, Aníbal Troilo, Homero Manzi, Juan D´Arienzo, Tita Merello y Astor Piazzolla, solo para nombrar a los más exitosos.

Incluso hay italianos que han desarrollado su carrera artística por completo en Argentina. Hablamos, por ejemplo, del actor Rodolfo Ranni, del músico Piero o del rockero ya fallecido Luca Prodan, cantante de Sumo.

Por último, una de las personalidades más celebres de la actualidad es un ítalo-argentino. Nos referimos a Jorge Bergoglio, nacido en el barrio porteño de Flores, pero cuyo padre era originario de la provincia italiana de Asti, mientras su madre tenía ascendencia piamontesa.

Las huellas de este contacto permanente están presentes en todos los ámbitos de nuestra vida cotidiana. Una de las más notorias es la gastronomía. La pizza, proveniente de Génova, y el fainá, oriundo de la Liguria, son símbolos de la alimentación argentina.

Por eso, en esta semana de la gastronomía italiana en la que además hemos celebrado el Día del Inmigrante italiano, festejamos la unión de dos países que, por sus culturas, es uno solo.

.

También te puede interesar...