El nuevo ministro de Salud debutó con un traspié

Daniel-Gollán

Gollán tiene una extendida trayectoria en el sector público, vinculado a la ciencia y la salud.

Por Dr. Daniel Cassola

El tucumano Juan Manzur ejerció como ministro de Salud de la Nación durante seis años. Asumió en 2009 y la semana pasada presentó su renuncia para intentar ser gobernador de su provincia.

Se trata de un político al que prácticamente no se le conoce la voz y que si en Buenos Aires camina por la calle, probablemente sean muy pocos quienes lo reconozcan.

Su presencia en los medios se debió, fudamentalmente, a una causa por enriquecimiento ilícito que investiga el crecimiento patrimonial del ahora ex ministro. Durante los últimos tiempos se destacó por ser el funcionario más rico del gabinete nacional.

Al margen de estos detalles, Manzur dejó la cartera sanitaria con una serie de problemas irresueltos. La lista es larguísima pero para mencionar algunos podemos decir que el sistema de salud nacional sigue estando sumamente fragmentado, por lo que algunos piensan que no es un sistema.

Por otra parte, el crecimiento económico que experimentó el país luego de la crisis de 2001 no logró traducirse en un mejoramiento significativo de indicadores sanitarios como la mortalidad materna.

En este contexto, y probablemente solo hasta diciembre, asumió la semana pasada el nuevo ministro Daniel Gollán. En principio se trata de un funcionario que ya tiene una extendida trayectoria en el área de la salud.

Gollán concluyó sus estudios de medicina en Alemania donde se exilió luego de ser torturado durante la última dictadura. De regreso en el país se especializó en el área sanitaria. Fue discípulo de Floreal Ferrara, destacada figura en el área de la medicina social y dice tener como referente a Ramón Carrillo, el primer ministro de Salud de la historia nacional.

Pero una vez en funciones, y a solo días de haber asumido, Gollán sufrió su primer traspié. En una entrevista manifestó su interés en comenzar un debate sobre el aborto, sindicado como una de las causas principales de la mortalidad materna en el país.

Distintas fuentes aseguran que desde la presidencia se llamó con celeridad a Aníbal Fernández, que retomó sus funciones como jefe de gabinete, para que lo desmienta. Y así fue. A menos de una semana de haber asumido Gollán ya fue desautorizado.

Al parecer el rol de ministro de Salud debe seguir en un segundo plano, como mero ejecutor de lo que se le ordena desde arriba. Quizás por eso Manzur haya sido el ministro de Salud que más ha durado en el cargo desde el 2003 a hoy.

.

También te puede interesar...