El foco está aquí: Argentina fue ayer el sexto país del mundo con más contagios

Hoy cierra la peor semana desde el comienzo de la pandemia con un promedio de más de 5 mil casos confirmados por jornada. El sistema sanitario emite alguna señal de alarma. Vuelven a notarse la diferencia entre los gobernantes que quieren endurecer la cuarentena y los que no.

Por Dr. Daniel Cassola

Corren tiempos difíciles y días particularmente angustiantes, con más de 5 mil casos confirmados de coronavirus por día, un índice altísimo de positividad en los testeos, más de cien muertes por día y un futuro que todavía no se aclara. La curva epidemiológica, de la que se está hablando desde hace cuatro meses, no encuentra el tope ya que antes cada nueva escalada a los pocos días se produce otra peor. Tal es así que ayer Argentina ocupó el sexto lugar en la tabla que indica en qué países se informaron más contagios en todo el mundo.

Por el momento no hay señales sobre nuevas decisiones o anuncios, aunque ante lo crítico de la situación se comienzan a percibir nuevamente algunas diferencias entre el gobierno de Juntos por el Cambio que dirige la Ciudad de Buenos Aires y el del Frente de Todos que rige en la provincia. Ayer el ministro de Salud bonaerense Daniel Gollán sostuvo que “casi seguro habrá que volver a la cuarentena dura”. “No vamos a esperar que en el AMBA haya una ocupación del 90 ciento de las camas, con una cifra bastante menor vamos a volver a las restricciones”, adelantó el funcionario.

A su vez, Fernán Quirós, ministro de Salud porteño, afirmó que «cada día que pasa tenemos más casos y eso tensa un poco más el sistema de salud», aunque no parece dispuesto a volver a una fase más dura de la cuarentena. Según sostiene Quirós, el aumento de los casos se explica por “el incumplimiento de las personas que hacen cruces de familias en encuentros sociales, más que por la actividad física y los comercios abiertos”. Aquí se manifiesta un punto de contacto con su par a nivel nacional, Ginés González García, quien dijo que el aumento en los contagios es un reflejo de las “mateadas, juntadas y asados” que se realizan a pesar de las restricciones.

No son tiempos para hacer especulaciones políticas pero en el peor momento de la pandemia arrecian una serie de versiones sobre la continuidad de González García en el Ministerio de Salud. Ayer el veterano funcionario volvió a expresar su sorpresa ante el aumento de los casos, un exceso de sinceridad que al parecer no le juega a favor. De todas maneras es improbable que cualquier decisión de ese tenor se tome en este momento. Más allá del rol del ministro como comunicador en la pandemia, trabajo que delegó mayormente en su segunda Carla Vizzotti, la pandemia, a pesar de la disparada, aún está bajo cierto control.

Uno de los factores que puede inclinar la balanza de las decisiones es la ocupación hospitalaria, particularmente la de los servicios de terapia intensiva. Ayer un miembro de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI), Arnaldo Dubin, sostuvo: «Estamos en un momento muy difícil que no parece estar adecuadamente contemplada con las medidas sanitarias que han tomado a propósito de la cuarentena. En Capital Federal más del 85 por ciento están ocupadas, un número que contrasta con los que dicen las autoridades. Esa cifra se divide en 90 por ciento en hospitales públicos y 80 en privados». Según sostuvo Quirós esos números están alrededor del 60 por ciento para el sector público de la ciudad y del 74 por ciento en el sector privado.  Ya el sistema público había expresado algún tipo de agotamiento cuando la semana pasada el director del Hospital Santojanni aseveró que ese centro estaba a un paso del colapso. Por ahora no hay ninguna información que indique que alguien que necesitó una cama de terapia no pudo acceder, es un punto al que nadie, seguramente, quiere llegar.

Termina así la semana más dura desde el comienza de la pandemia en Argentina. Por lo general durante los fines de semana los indicadores bajan levemente. Si no es así, quizás tengamos novedades antes de lo esperado. Por otro lado, si eso sucede habrá que ver si los registros de los próximos lunes y martes muestran que el problema se profundiza o que la situación se empieza a estabilizar. Hasta entonces lo mejor es cuidarse todo lo que sea posible.

.

También te puede interesar...