El fin del trabajo en conjunto: en el AMBA cada uno sigue su estrategia

Por primera vez el viernes pasado el presidente Alberto Fernández anunció la nueva fase de cuarentena solo. Ya no se verán conferencias conjuntas con Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof. Mientras la provincia continúa con medidas más estrictas, la ciudad continúa con su plan de aperturas.

Por Dr. Daniel Cassola

Si bien la relación había tenido sus roces, hasta el viernes Rodríguez Larreta y Kicillof mantenían una estrategia conjunta, o al menos consensuada. Desde entonces cada uno sigue su camino por lo que el AMBA vuelve a partirse en sus dos jurisdicciones. La Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires tomarán medidas distintas para administrar el mismo problema, la pandemia.

De esta manera, el ministro de salud porteño Fernán Quirós, aseguró hoy que el “peor momento de la pandemia fue a principios de agosto”, y comentó que el descenso de los casos será “lento y paulatino”. “Seguimos en una meseta alta de casos, alrededor de 1100 por día”, informó Quirós que reafirmó que “hemos pasado el peor momento”. En este sentido el funcionario reafirmó que la ciudadanía necesita un “desandado prudente y paulatino” de las medidas de confinamiento. Quirós también contó que implementarán un esquema rotativo de descanso para los profesionales de la salud y confirmó un dato preocupante: el 10 por ciento de los trabajadores de los hospitales públicos se enfermó desde el comienzo de la pandemia en marzo.

La principal novedad para la semana que comienza hoy en la ciudad será la apertura de bares y restaurantes en mesas en la calle, y con servicio de mozo. También se permitirá el trabajo en más obras de construcción. En cuanto a las escuelas, aún no se aprobó un protocolo para que los chicos que no tienen conectividad en sus casas puedan volver a las aulas solo para utilizar computadoras, pero representantes de la nación y la ciudad continuarán conversando para llegar a un acuerdo.

La postura en la provincia de Buenos Aires es distinta. El gobernador Kicillof sostuvo: «El aprendizaje que logramos y que nos da el mundo es que es un error abrir de más prematuramente. Ha pasado en el mundo, en el país y en algunos lugares de nuestra provincia. En esta situación no podemos acompañar más aperturas. Tenemos que estabilizar, no podemos arriesgar lo que logramos en cinco meses, perderlo en cinco días». Kicillof también consideró que la estabilidad de los casos es “sumamente frágil”, que en los dos últimos días de la semana pasada los casos crecieron en ambas jurisdicciones del AMBA, y que durante el fin de semana se registraron más contagios y muertes que en otros fines de semana.

Por lo tanto, los locales gastronómicos en la provincia continuarán cerrados o trabajando solo con delivery como hasta ahora. Según explicó el gobernador si las aperturas se acumulan se pueden generar “la falsa sensación de que esto ya pasó”. El mapa general de la provincia indica que los municipios del conurbano están prácticamente todos en fase 3 mientras que en el interior la mayoría se encuentra en fase 5, o sea con mayores permisos y actividades.

Si nos abstraemos de la vista compartimentada por jurisdicción, a nivel país Argentina atraviesa objetivamente el peor momento de la pandemia. Es ahora cuando más contagios y muertes se registran. Esta semana seguramente el país ingrese en el top ten mundial de países con más casos, que lideran Brasil y Estados Unidos. Más allá de la situación puntual de cada municipio, no se puede afirmar que en Argentina el pico ya pasó.

.

También te puede interesar...