El día después en Italia: millones de estudios y operaciones postergadas

Los médicos y enfermeras no tienen descanso. Luego de la pandemia deben reorganizar el sistema para hacer frente a todo lo que quedó postergado. La falta de tratamiento y diagnóstico de enfermedades “podría causar más muertes” que el coronavirus.

Por Dr. Daniel Cassola

Así como los países europeos más afectados durante la pandemia funcionaron como un espejo predictor de lo que podría pasar aquí, ahora nos pueden adelantar los problemas que están por venir, algunos de ellos compartidos por prácticamente toda la humanidad. Italia está en los tramos finales de la desescalada de la cuarentena. En cuanto al coronavirus prevén un verano tranquilo y necesario para reacomodar al sistema sanitario a las nuevas necesidades de la población.

Hay, por la pandemia y la cuarentena, millones de prestaciones de salud que no se dieron. Análisis, estudios, consultas, chequeos, operaciones. El sistema público de salud italiano brinda servicios a 60 millones de personas aproximadamente y ahora enfrenta el desafío de comenzar a realizar el trabajo atrasado mientras se adecúa a las consecuencias que dejó el coronavirus. Por ejemplo, se cree que por las normas de distanciamientos y seguridad para prevenir contagios el sistema perderá entre un 20 o 30 por ciento de operatividad. En otras palabras, como máximo podrá trabajar al 70 u 80 por ciento de la capacidad que lo hacía antes.

La afirmación más preocupante con respecto a la actualidad la brindó Pierluigi Marini, presidente de la Asociación de Cirujanos Hospitalarios y titular del servicio en el Hospital Camillo, uno de los más importantes de Roma. “La interrupción en algunas patologías graves, como el cáncer o las que afectan al corazón, podrían causar más muertos que el coronavirus”, sostuvo. En Italia la cuenta de víctimas del coronavirus supera los 30 mil fallecidos. El sistema de salud dejó de funcionar con normalidad alrededor del 20 de febrero pasado.

Entre otras cuestiones pendientes, Marini detalló que hay tres millones de consultas atrasadas con cardiólogos y doce millones de exámenes radiológicos adeudados. “Preocupa que fueron suspendidas la mitad de las operaciones oncológicas y en nuestro país tenemos alrededor de mil casos diarios de cáncer”, agregó Marini. De alguna manera los médicos italianos intentarán cumplir con todo lo que no se hizo por aproximadamente tres meses.

Aquí, con muchos menos casos de Covid-19, los hospitales también quedaron semi vacíos. Desde las distintas asociaciones de profesionales se alertó en varias ocasiones sobre la falta de atención a pacientes crónicos y nuevos diagnósticos. Incluso un estudio del Instituto Cardiológico de Buenos Aires (ICBA) estima que entre abril y octubre se podrían registrar entre 6 y 9 mil muertes por falta de consulta oportuna. Vale aclarar que no está prohibido ir al médico, aunque por las restricciones en el transporte es más difícil. Es cuestión de sacar los turnos correspondientes y realizar las consultas. Las otras enfermedades no se suspenden por coronavirus.

El otro gran problema que comienza a enfrentar Italia es la economía. Como en todo el mundo se prevé una caída histórica. Se estima que este año el PBI podría caer hasta un 10 por ciento. Pero si los planes de la Unión Europea funcionan se espera un rebote y crecimiento del 5 por ciento en 2021. Claro que todo esto, sin salud, sin pacientes atendiéndose por sus enfermedades crónicas, sin cumplir con las operaciones de enfermedades severas, va a ser imposible.

.

También te puede interesar...