El colapso del sistema sanitario está a la vuelta de la esquina

De seguir con el nivel presente de contagios es inevitable que se agoten los recursos del sistema sanitario para atender a los pacientes. El límite está dado por la cantidad de profesionales disponibles para trabajar en las áreas de cuidados intensivos. Argentina ingresó al top 10 de países con más casos confirmados.

Por Dr. Daniel Cassola

En las últimas semanas algo cambió. Es una frase que se le puede escuchar a muchos especialistas que están trabajando contra la pandemia o sobre los datos que la explican. El contagio tomó tal magnitud que las alarmas ya están encendidas, aunque no hay buenos signos sobre el futuro. Más bien, la pelea contra la transmisión del coronavirus parece haberse dejado librada al azar.

Argentina con más de 400 mil casos confirmados es el décimo país del planeta con más contagios. La semana pasada se registraron aquí más muertes por millón de habitantes que en Brasil, el segundo país más afectado en el mundo. Al respecto, la Ciudad de Buenos Aires registra más muertes por millón de habitantes que San Pablo (709 contra 653). La diferencia con el país más grande de Sudamérica es, o era el interior. Aquí prácticamente no se registraban contagios hasta que, de nuevo, en las últimas semanas algo cambió. Ahora son 17 las áreas del país en las que se registra circulación comunitaria del virus.

Elisa Estenssoro es la jefa de la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital San Martín de La Plata y explicó ayer en conferencia de prensa que desde hace algunas semanas trabajan con entre el “90 y el 100 por ciento de ocupación de las camas”. “Se podrían comprar más respiradores y más camas, eso es posible, pero ya no hay quién los opere”, agregó la profesional.

En Río Negro se detectó el que quizás sea el primer caso de un argentino que no pudo ser atendido. Un hombre de 80 años no fue internado en el hospital de Cipolletti porque no había una cama con respirador a disposición. La directora del centro de salud, Claudia Muñoz confirmó que el paciente no fue internado porque comenzaron a priorizar, a aplicar un protocolo. “Yo lo entiendo porque es muy duro, puede ser mi papá, pero en Cipolletti hoy no tenemos camas. Una de las cosas que se han marcado es la edad. La atención no se le niega a nadie, lo que se está analizando es el tema de ingresar o no a respirador”, explicó la médica. El hombre finalmente fue derivado a la ciudad de Allen, donde pudo ser atendido.

“El personal sanitario ha dado todo y está agotado. Nos encontramos en una situación dramática, con una de las crisis sanitarias más grandes de la historia», remarcó Arnaldo Dubín, miembro de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva. El especialista resaltó las dificultades, en consonancia con sus colegas: “Una cosa son las camas y los respiradores, pero otra es el personal sanitario, los médicos, kinesiólogos y personal intensivista, y eso está muy mal. Éramos pocos pero la pandemia desnudó la crisis estructural de nuestra especialidad. Estamos diezmados por la enfermedad, estamos agotados física y anímicamente, cometemos errores, nos contagiamos, compañeros han muerto, por lo tanto, la calidad de la atención que brindamos es cada vez menor».

Los chirridos del sistema sanitario se escuchan ya en todas las regiones del país. Un ejemplo más. En Rosario, la segunda ciudad de la Argentina, suspendieron todas las operaciones programadas porque, por el coronavirus, la ocupación del sistema sanitario ya es del 80 por ciento y se busca evitar el colapso. A este ritmo, y sin ningún síntoma de mejoría, es probable que las escenas dramáticas se comiencen a multiplicar durante los próximos días. ¿Será necesario que se produzcan para que se vuelvan a tomar medidas al respecto?

.

También te puede interesar...