El AMBA pasa del aislamiento al distanciamiento aunque no habrá grandes cambios


Esto es porque, de hecho, la movilidad se restableció hace tiempo. Se esperan más habilitaciones en las próximas semanas, lo que se confirmaría entre hoy por la tarde y mañana. La curva de contagio en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense está en “franco descenso”, según las autoridades sanitarias.

Por Dr. Daniel Cassola

Entre las medidas que se tomarán en los próximos días se incluye el lanzamiento de una campaña informativa para explicar cómo cuidarse en las reuniones sociales. El gobierno nacional, el porteño y el bonaerense ven que, no solo de hecho el aislamiento se quebró, sino que además se aproxima fin de año y las reuniones familiares y entre amigos son inevitables. El contexto, también, es más favorable. Según declaró el ministro de Salud porteño Fernán Quirós, “desde el primero de septiembre los casos descienden lenta pero sistemáticamente”. De ninguna manera esto quiere decir que el problema se superó ya que en la Ciudad, por ejemplo, se detectan entre 300 y 400 casos por día.

En la práctica, más allá de cambiar el nombre de situación de aislamiento a distanciamientos, no habrá grandes cambios. “En todo lo que sea actividades económicas seguiremos igual, con fuertes protocolos, y vamos a mantener las restricciones en el transporte público”, expresó Teresa García, funcionaria del gobierno bonaerense. “En los hechos, prácticamente no va a cambiar nada en Buenos Aires. Se podrían llegar a habilitar ciertas reuniones sociales con determinada cantidad de gente. Pero lo vemos en el AMBA, con la movilidad que hay, se ve que ya no existen restricciones”, admitió Lisandro Bonelli, jefe de gabinete del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires.

A medida que corran los días se habilitarán algunas actividades que permanecen prohibidas desde marzo. Se prevé una mayor flexibilización de las reuniones en privado, para lo que se espera la campaña que ya mencionamos. También se espera la habilitación para las actividades deportivas amateurs, como ser los partidos de fútbol 5. También habrá espectáculos al aire libre, con asistencia limitada y protocolos estrictos. Además se habilitarán más instancias presenciales en escuelas y universidades, y se permitirá un mayor aforo en establecimientos gastronómicos.

Lo que permanecerá sin cambios por el momento es la política con respecto al transporte público, que solo puede ser utilizado por personal esencial, con capacidad limitada y menos estaciones habilitadas (en subtes y trenes). “Es muy importante, a partir de hoy, trabajar intensamente con la ciudadanía porteña para sostener el descenso de la curva y completarla para disminuir el potencial rebrote en la Ciudad. Europa nos ha enseñado qué pasa cuando se pierde la voluntad de cuidarse y se relajan las políticas públicas. Por eso, seguiremos con rastreos y testeos masivos”, agregó Quirós.

A la espera de la vacuna y con casos a la baja, el AMBA lentamente se reabre. De todas maneras no hay que descuidarse. Las segundas olas de contagio son una posibilidad real, incluso más peligrosa que las primeras. Al menos así fue en Europa y Estados Unidos.

.

También te puede interesar...