“El aislamiento nos permite no caer en una crisis”

Lo sostuvo el presidente Alberto Fernández, durante la conferencia de prensa en la que se anunciaron las nuevas condiciones de la cuarentena hasta el 2 de agosto. El razonamiento del Poder Ejecutivo para flexibilizar actividades a pesar del aumento de los contagios y las muertes.

Por Dr. Daniel Cassola

Objetivamente para Argentina los días presentes son los de mayor registro de casos y contagios desde el comienzo de la pandemia de coronavirus en marzo. El miércoles fue el récord absoluto de muertes y contagios en una sola jornada. A pesar de ello, no todos los indicadores están en su peor momento, lo que llevó al gobierno a diseñar la apertura de algunas actividades en un contexto de colapso económico y colapso social.

Por lo que explicó Fernández el gobierno entiende al contexto regional de la siguiente manera. A pesar del aumento de casos estamos en una “situación buena” en comparación con el resto del continente, porque América es hoy la zona del mundo que es el epicentro de la pandemia. “En cuanto a la tasa de mortalidad también estamos en una situación buena comparativamente hablando. Tenemos estos resultados luego de un enorme esfuerzo”, agregó el primer mandatario.

En cuanto a los últimos 17 días de cuarentena estricta, Fernández rescató lo que consideró como logros. “El 91 por ciento de los casos, en los últimos días, se dio en el AMBA. Pero el riesgo no está solo concentrado acá. Si aumenta la circulación, aumentan las posibilidades de contagio en todo el país. El riesgo de contagio existe porque el virus circula”, contó el presidente. Luego, rescató que “la tasa de duplicación se ralentizó” porque ahora es de más de 20 días, casi alcanzando la marca de 25 días. La Ciudad duplica cada 32 días y el conurbano cada 24 días, según informó. “El aislamiento rígido en el AMBA ha servido pero aún estamos muy lejos de superar el problema”, cerró este punto Fernández.

El mismo razonamiento y la misma situación se aplica para el uso de las plazas disponibles en el sistema sanitario. “La ocupación de camas hospitalarias, y particularmente de terapia intensiva, ha aumentado pero también se ha ralentizado. El aislamiento nos permite no caer en la crisis y tener que elegir quién vive y quién muere”, comentó el presidente.

A su turno, el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta sostuvo que en las últimas semanas la tasa de contagio en la ciudad se mantuvo estable con entre 900 y mil positivos por jornada. Además anunció un plan de aperturas comerciales y profesionales, dividido en etapas, que va a estar supeditado a los números diarios de contagios y muertes. El mandatario porteño consideró que los casos pueden subir porque se continúa aplicando el Plan Detectar, por lo que es posible que “si se hacen más tests, se encuentren más casos”.

Luego, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof comentó que la realidad en su terreno es muy “heterogénea”. Hay muy pocos casos en las zonas menos densamente poblado mientras que en el Conurbano hay “más contagio y más enfermedad”. El gobernador coincidió en que los objetivos de la fase estricta de la cuarentena “se cumplieron”, y puntualizó que desde el comienzo de la pandemia se agregaron 1400 camas al sistema sanitario. También remarcó que se va a volver a la etapa anterior, pero condicionado a los indicadores diarios. “Hay conciencia, es lo que nos permitió llegar hasta acá. A partir del lunes se van a reabrir las empresas que ya habían abierto. El miércoles es el turno de los comercios barriales y el próximo lunes de los profesionales”, agregó Kicillof.

En conclusión, los gobernantes entienden necesaria una reapertura progresiva de actividades. La pandemia no va a tener una solución definitiva hasta que una vacuna está disponible, para lo cual todavía falta. Mientras tanto hay que convivir con la enfermedad para que la economía no se continúe desintegrando, de la misma manera que el estado de ánimo de quienes están encerrados desde hace cuatro meses. Esas parecen ser las líneas principales que se desprenden de lo anunciado por el presidente y los gobernadores. De todas maneras, todo depende de que la situación sanitaria y epidemiológica no se desmadre.

.

También te puede interesar...