El 18,7 por ciento de los 3082 muertos por coronavirus eran fumadores

De esta manera el tabaquismo es el segundo factor de riesgo que más aparece en la historia de los fallecidos. La obesidad, con 19,9 por ciento, lidera el índice. Especialistas insisten en el daño que provocan los vapeadores y cigarrillos electrónicos.

Por Dr. Daniel Cassola

El coronavirus demostró ya una gran capacidad de contagio aunque luego no se caracterice por su letalidad. Si bien todavía no hay mucho saber agenciado sobre el virus sí se sabe que es peor cuando encuentra seres humanos que tienen peores condiciones de salud, ya sea por edad avanzada o por la existencia de comorbilidades, es decir por la preexistencia de otras enfermedades.

Adultos mayores con hipertensión, diabetes, obesidad, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) u otras enfermedades respiratorias son los más dados a sufrir complicaciones. Según un informe del Observatorio de Adicciones de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires la incidencia que tuvo el tabaquismo en el número de fallecidos por Covid-19 es del 18,72 por ciento, tal es la porción de los muertos que padecía EPOC y era o fue fumador. 

Luego del tabaquismo, las causas paralelas que complicaron al momento los casos fatales, a nivel nacional, son la diabetes (con un 17,99 por ciento), la insuficiencia cardíaca (15,45 por ciento), las enfermedades neurológicas (12,46 por ciento) y la obesidad (19,93 por ciento) entre las más peligrosas. A su vez, Walter Martello, defensor del Pueblo Adjunto de la Provincia y responsable del Observatorio de Adicciones, afirmó que la situación del Covid-19 “no ha hecho más que agravar el impacto negativo que, año tras año, provoca el tabaquismo en la Argentina, por lo que no solo se requieren intensificar las campañas de prevención, sino también dotar al Estado de nuevas herramientas para poder hacer frente a la nueva realidad”.

No quedan fuera de la ecuación, es importante insistir, tanto los cigarrillos electrónicos como la práctica del vapeo, que ya se asoció a distintas cardiopatías y afecciones pulmonares. Entre ellas, una enfermedad de reciente aparición conocida como EVALI (sigla en inglés para “lesión pulmonar asociada al uso de cigarrillos electrónicos o productos de vapeo”), que en su etapa inicial se asemeja a la neumonía por sus síntomas, como tos, fiebre, escalofríos y dificultad para respirar. En línea con lo antes expuesto, se cree que esta afección podría disminuir las posibilidades de recuperación de las personas con Covid-19.

“Está demostrado que la mayoría de los productos químicos que tienen los vapeadores producen una irritación a lo largo de la vía respiratoria, alta y baja. La última produce una alteración e irritación del sistema de defensa y una activación del sistema macrofágico. Además, aumenta la expresión de ciertos receptores que son a los cuales se ha demostrado que el virus se une. Si el vapeo favorece la expresión de esos receptores y a la misma vez altera el sistema de defensa a nivel pulmonar predispone a que los cuadros sean más graves”, describió el médico cardiólogo y miembro de la Fundación Cardiólogica Argentina, Francisco Toscano.

Además, la Organización Mundial de la Salud identifica al consumo de tabaco como la causa del drástico aumento del riesgo de muchos problemas de salud graves, incluidos respiratorios (como cáncer de pulmón, tuberculosis y EPOC) y enfermedades cardiovasculares. Es importante resaltar, como hemos dicho tantas veces, que dejar de consumir tabaco tiene un impacto positivo casi inmediato en la función pulmonar y cardiovascular y estas mejoras solo aumentan a medida que pasa el tiempo. Por lo tanto, dejar de fumar, en cualquiera de sus formas analógicas o virtuales, puede aumentar la capacidad de los pacientes con Covid-19 para responder a la infección y reducir el riesgo de muerte.

.

También te puede interesar...