Ébola, la historia del virus que tiene al mundo en alerta

sacerdote_ebola

El sacerdote español Miguel Pajares fue trasladado en una cápsula.

Por Dr. Daniel Cassola

Antes de ser un virus, Ébola fue un nombre que solo se utilizaba para denominar a un río ubicado en la República del Congo. A la vera del mismo, en el año 1976 se detectó el primer brote de lo que se denominó como enfermedad de Ébola.

Desde un primer momento, llamó poderosamente la atención la alta tasa de mortalidad de la enfermedad. En diferentes brotes que se han detectado, siempre en África, han muerto siempre más del 50 por ciento de los casos. Incluso, en un brote detectado en los años 2000 y 2001, la mortalidad superó el 90 por ciento.

Por estos días, la Organización Mundial de la Salud ha declarado la emergencia sanitaria internacional por lo que es el brote de Ébola con más casos de la historia. Es la primera vez que el número de fallecidos supera los mil. Exactamente hay 1018 muertes reportadas por Ébola este año, con una mortalidad superior al 50 por ciento.

En concreto, es muy poco lo que se sabe sobre el virus. Hay por lo menos 4 cepas del virus que están descritas y han sido identificadas. Se sabe que a los chimpancés y a los gorilas el virus los afecta de manera similar a los humanos. Y se cree, es una hipótesis, que los murciélagos frugívoros (se alimentan de frutas) que pueblan los bosques y selvas de África podrían ser los huéspedes naturales del virus.

Los científicos saben que el virus se contagia de humano a humano a través de los fluidos corporales (sudor, sangre, semen, orina, vómitos, etc.) pero todavía no han descubierto cómo se infecta el primer humano de cada brote. Al momento no se ha registrado ningún caso de contagio de humano a humano fuera del África.

También es una hipótesis, pero hay quienes sostienen que los ritos funerarios de los pueblos africanos, en los que los vivos están en contacto con los cuerpos de los muertos, podrían haber favorecido la propagación de alguno de los más de diez brotes que se han registrado desde 1976.

Los síntomas del Ébola son variables pero se caracterizan por la súbita aparición de fiebre e intensos dolores musculares y articulares. Luego, puede estar acompañado por dolor abdominal y cefaleas. A la semana comienzan las hemorragias, tanto por la boca como por el recto anal. La mayoría de los decesos se producen por shock hipovolémico, debido a la pérdida de sangre.

Al momento, el Ébola no tiene ni cura ni tratamiento. Solo se realiza sostén vital, asistencia intensiva y soporte cardiopulmonar. Se ha intentado realizar un suero con la sangre de los supervivientes al virus pero todavía no ha funcionado.

Incluso se están desarrollando medicamentos experimentales que se han aplicado a algunos pacientes del reciente brote, suscitando una serie de polémicas en todo el mundo. Tampoco su eficacia está comprobada. El sacerdote español Miguel Pajares, que se infectó en África y fue trasladado en una cápsula a España, falleció a los dos días de recibir los nuevos medicamentos.

Por ello, al momento el Ébola es una amenaza para la salud pública mundial y un desafío que la ciencia todavía no ha podido resolver.

.

También te puede interesar...