Desde distintos sectores de la salud se repudió la degradación del ministerio

Por Dr. Daniel Cassola

Corren tiempos de crisis y ajuste. El panorama económico es sombrío para lo que resta del año y el gobierno está embarcado en una serie de recortes por los que busca tornar creíble su programa económico.

Dentro de las medidas anunciadas en las últimas horas se destaca la compactación del gabinete de ministros a prácticamente la mitad. Entre otras absorciones se anunció que Salud ya no será un ministerio sino una secretaría dentro de Desarrollo Social, que seguirá comandado por Carolina Stanley.

Si el paso de ministerio a secretaría implica un recorte en los planes y tareas que se venían realizando aún no lo sabemos. Lo que es cierto es que simbólica y políticamente la salud pierde espacio.

Por ese motivo hoy trabajadores de distintos sectores realizaron un abrazo al ex Ministerio de Salud. Y, además, son muchas y muy variadas las organizaciones que expresaron su repudio a lo efectuado por el gobierno.

Desde el sindicato de médicos de la actividad privada AMAP se hizo circular una carta firmada por sus titular Héctor Garín, en la que se destaca: “Entendemos, que si hoy como ministerio, el área sanitaria tiene problemas logísticos para la compra de vacunas contra la meningitis mucho peor será el futuro con un presupuesto menor en esa disminución de categoría. Bajo la premisa de que no es el desarrollo el que proveerá la salud a la población sino que es la salud de la población la que permitirá el desarrollo de la Nación, solicitamos al Sr. Presidente que cambie esta postura que pone en peligro la salud de los habitantes y el crecimiento del país”.

Por su parte, Leandro Cahn, director ejecutivo de la Fundación Huésped sostuvo que “esta situación genera incertidumbre, tanto en la ejecución presupuestaria como en la realización de los programas sanitarios”.

Desde el sindicato de médicos AMRA se sostuvo que “esta decisión política deja más que claro que la Salud, al igual que la educación y el trabajo, no son una prioridad para el gobierno ya que dicha determinación conlleva una mayor disminución del presupuesto, y decimos mayor porque ya venimos notando recortes en diferentes partidas presupuestarias”.

A su vez, la Asociación de Médicos Municipales de la Ciudad de Buenos Aires manifestó “una honda preocupación por los cambios efectuados a nivel nacional con el órgano que rige y direcciona las políticas esenciales en salud”. “Estamos convencidos y exigimos que no deben ser modificadas las políticas públicas en salud tendientes a mantener programas, planes y proyectos del área, sostenidas con presupuestos adecuados”, agregaron.

Por último desde COSSPRA, institución que nuclea a las obras sociales provinciales de todo el país, destacaron: “Vemos con preocupación que el Ministerio de Salud de la Nación pase al rango de Secretaría, si esto implica un mero recorte de gastos, que afecte el derecho a la salud de los argentinos. La des jerarquización en un contexto de ajuste provoca el alejamiento del deber que tiene el Estado de garantizar el acceso equitativo e igualitario a la salud”.

.

También te puede interesar...