De Vido está más cerca de la prisión

Por Dr. Daniel Cassola

Hoy en el cierre de campaña de Cambiemos en la Ciudad de Buenos Aires la candidata Elisa Carrió dijo que el pedido de desafuero y detención contra Julio De Vido es “caviar, champagne”. Unos minutos más tarde el presidente Mauricio Macri lanzó una genérica amenaza: “Todos los cómplices de la década pasada van a ir presos”.

El futuro del ex ministro de Planificación parece estar cada vez más cerca de una celda. Una probable victoria de Cambiemos el próximo domingo refrendará el veredicto que el resto de la política tiene sobre él. Ni siquiera sus ex compañeros políticos lo han defendido con ahínco.

Lo que restará para ver a De Vido preso es un trámite judicial y parlamentario. En primer lugar el juez Luis Rodríguez debe iniciar el trámite para el desafuero ante el Congreso. Cuando esto suceda empiezan a correr otros plazos.

Supongamos que Rodríguez inicia el trámite el primero de noviembre (puede hacerlo antes o después). A partir de allí hay dos meses para que el asunto se trate en la comisión correspondiente y 180 días para que se eleve a su tratamiento en la Cámara de Diputados, que es a la que De Vido pertenece.

Hay dos opciones una vez iniciado los trámites. Si el bloque de Cambiemos quiere ir a toda velocidad se puede llegar a votar el desafuero de De Vido antes del 10 diciembre, fecha en la que asumen los nuevos diputados. ¿La misma composición que le permitió escapar una vez ahora permitirá su desafuero que equivale a su detención? ¿Por qué?

No es descabellado pensar entonces en la segunda opción, que el bloque de Cambiemos espere hasta que asuman los nuevos diputados en diciembre para realizar una nueva votación. El asunto, recordemos, se trató en julio y no contó con el apoyo necesario, el de los dos tercios de la Cámara.

En este caso se trata de la causa que investiga una serie de operaciones con la mina de Río Turbio, que incluyen supuestos desfalcos y fraudes a la administración pública. Pero también hay otras causas que avanzan sobre De Vido, entre ellas la que investiga la tragedia de Once.

De lo más alto del poder durante doce años a la situación actual de jaque mate, De Vido ha vivido una fenomenal decadencia. Ya parece estar sin recursos para evitar la pérdida de su libertad. A esta altura que De Vido esté preso es solo una cuestión de tiempo.

.

También te puede interesar...