Coronavirus, la peor epidemia es la de pánico


Por Dr. Daniel Cassola

Quizás el pánico y la desinformación sean más contagiosos que el peor de los virus que puede provocar una enfermedad respiratoria. Los medios de comunicación de todo el mundo están desbordados con información sobre el coronavirus y su propagación lo que aumenta la situación de angustia global.

Van a aparecer nuevas enfermedades porque los seres vivos mutan, se adaptan, se transforman. Los virus y las bacterias no están exentos de esa ley. Los seres humanos tendrán que redoblar esfuerzos para encontrar las curas a medida que las enfermedades surjan.

Mientras tanto, lo más productivo es intentar mantener a la mayor cantidad posible de la población en estado saludable. El coronavirus, como cualquier infección, causa mayores daños en organismos débiles, ya sea por la edad o por la existencia de otras enfermedades de base.

Esto no quiere decir que haya que descuidar los casos de coronavirus. Hay que atenderlos, tratarlos en lo que sea posible, evitar más contagios e investigar para encontrar una posible cura o vacuna.

El estado de emergencia mundial parece desmedido. Veamos qué pasa si comparamos las estadísticas de coronavirus con las de la gripe.

En la actualidad hay más de 80 mil casos confirmados de coronavirus y 3 mil muertes. Es posible que estos números continúen en alza, al menos hasta el fin del invierno en el hemisferio norte. La tasa de mortalidad es muy alta, pero prácticamente en todos los casos se trata de adultos mayores con otros problemas de salud preexistentes.

En cambio, por año en el mundo hay más de mil millones de casos de gripe. Entre 300 y 650 mil personas mueren por los distintos tipos de influenza cada año. A nadie se le ocurriría plantear, en un año sin la aparición de una nueva cepa como fuera la H1N1, que se vive una situación extraordinaria.

La gripe y el coronavirus se previenen de la misma manera. Hay que recordarle a todo el mundo que hay que lavarse las manos, toser y estornudar por el hueco del codo y quedarse en casa si se está enfermo. Y no entrar en pánico.

.

También te puede interesar...