Cómo prevenir la salmonelosis, una de las enfermedades alimentarias más comunes

Por Dr. Daniel Cassola

Por estas horas es noticia que alrededor de 100 personas sufrieron intoxicaciones por consumir productos de una sandwichería ubicada en Moreno entre Salta y Lima, en el centro porteño. Los sándwiches fueron vendidos en los últimos días de noviembre, y luego de las numerosas denuncias las autoridades porteñas realizaron la investigación correspondiente y, mediante pruebas de laboratorio, determinaron que en el local había alimentos contaminados con salmonella.

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS) la salmonella o salmonelosis es ”una de las enfermedades de transmisión alimentaria más comunes y ampliamente extendidas. La mayoría de los casos de salmonelosis son leves, aunque, en ocasiones, la enfermedad puede causar defunción. La gravedad de la enfermedad depende de factores propios del huésped y de la cepa de Salmonella en cuestión”.

En este caso solo hubo un puñado de casos que requirieron unos días de internación sin tener que lamentar casos de mayor gravedad.

La salmonella es una bacteria que se encuentra en el intestino de los animales, entre ellos el hombre y las aves. La salmonelosis es una infección bacteriana que se transmite a través de los alimentos cuando estos no se han manipulado en condiciones higiénicas recomendadas. Hay dos mil tipos de salmonella.

La manera más común de contraer la salmonella es a través de los huevos. Las heces de las gallinas pueden contaminar la cáscara (las cáscaras de los huevos son muy porosas por lo que puede que la bacteria entre dentro de este). También, en caso de que la gallina esté infectada, el huevo puede estar contaminado.

Por eso, tanto en establecimientos como en el propio hogar hay que tener buena higiene en la cocina, lavarse las manos antes de tocar los alimentos y cocinar bien los alimentos. Además, cocinando los alimentos a altas temperaturas podemos matar la bacteria. La principal hipótesis para el caso de la sandwicheria es que había mayonesa, de elaboración casera, contaminada.

Lo que se recomienda para evitar estas infecciones es ser cuidadoso con las compras de huevos. No adquirir aquellos que no tengan etiquetas o estén muy sucios o rotos. En bares y restaurantes se recomienda no comprar productos que estén almacenados a temperaturas ambiente, en vez de estar refrigerados.

En cuanto al cuidado en casa, se recomienda no lavar los huevos porque la humedad favorece la reproducción de la salmonella. También se recomienda no utilizar la cáscara para separar la yema de la clara. Son medidas sencillas que puede ayudar a evitarnos un disgusto grande.

.

También te puede interesar...