Cómo prevenir la otitis para disfrutar del verano


 Por Dr. Daniel Cassola

Con el verano llega la mayor concurrencia a piletas. Así, los oídos en esta época del año pueden sufrir de otitis.

 La cera de las orejas es producida por glándulas que están en el oído y sirve para lubricar el canal auditivo y controlar la humedad y el desarrollo de ciertas bacterias nocivas. En general, se elimina de manera natural y la mayoría de la gente no necesita removerla de manera activa.

No obstante, se cometen errores frecuentes que pueden ocasionar problemas de salud. A continuación una serie de recomendaciones difundidas por la obra social de la provincia de Buenos Aires, IOMA:

-Uso de hisopos. No están diseñados para ser introducidos en el conducto auditivo. Su utilización puede impactar el cerumen y formar tapones de cera, así como generar daños a la membrana del tímpano y de la piel del conducto, lo que favorece las infecciones y otros padecimientos que pueden ser el punto de partida de problemas más graves, como la pérdida de la audición.

-Colocación de vela en el oído (candling). Esta práctica, que consiste en introducir un cono de papel en el oído y quemarlo, ha demostrado científicamente no poseer ningún beneficio a la salud; no es útil para remover cera impactada ni aliviar síntomas, como dolor, sensación de taponamiento o ruidos. A ello se le añade la existencia de reportes de quemaduras y lesiones graves, por lo que se desaconseja fuertemente esta práctica.

-Limpieza de la oreja con una jeringa con agua. El agua no debe introducirse de manera deliberada. Eso hará que eliminemos la barrera natural contra la humedad y, al mismo tiempo, favorezcamos la proliferación de gérmenes que aumenten las chances de una otitis externa.

-Uso de antibióticos por vía oral. Diversos estudios han demostrado que el uso de antibióticos por vía oral no aporta ningún beneficio en el tratamiento y manejo de la otitis externa aguda. Su utilización debe ser aconsejada por un profesional de la salud, quien determinará el tipo de antibiótico, la dosis, la frecuencia y la duración del tratamiento. La automedicación suele generar mayores complicaciones.

-Utilización de tapones duros. No se recomienda su uso dado que su confección es estándar, es decir, no se adaptan al oído de cada persona. Además, tienen la particularidad de generar traumatismo e irritación en la piel que recubre el conducto auditivo, susceptibles de favorecer la inflamación, dolor, picazón y molestias.

Para prevenir cuadros de otitis externa y disfrutar del verano, los especialistas sugieren:

-Utilizar un secador de pelo en baja potencia y a 30 cm de la oreja para quitar el exceso de humedad luego de la actividad acuática.

-Usar un gorro de baño que cubra las orejas.

-No recurrir a toallas o elementos que puedan dañar la piel del conducto auditivo al momento de querer secar o reducir la humedad de la oreja luego de la actividad acuática.

-Optar por tapones blandos, que se adaptan a cada oído y no dañan la piel.

-Consultar con el médico la posibilidad de aplicar unas gotas de alcohol boricado en el oído luego de la actividad acuática a fin de reducir la humedad de la zona y prevenir cuadros de otitis externa.

.

También te puede interesar...