¿Causan cáncer las radiaciones de los celulares? Agencias federales de EE.UU. no se pueden poner de acuerdo

FUENTE: CNN

La evidencia de que hay un vínculo entre el cáncer y las radiaciones de los teléfonos celulares ahora es más clara, según dijeron los Institutos Nacionales de Salud este jueves.

“El Programa Nacional de Toxicología concluyó que hay una evidencia clara de que las ratas machos expuestas a altos niveles de radiación de radiofrecuencia (RFR) como la usada en los teléfonos celulares 2G y 3G desarrollaron tumores cardiacos cancerosos”, dijo la agencia en un comunicado. La conclusión viene de una investigación que evalúa el efecto de la radiación de radiofrecuencia, que se utiliza en los teléfonos celulares.

“También hubo alguna evidencia de tumores cerebrales y en la glándula suprarrenal en las ratas macho expuestas. Para las ratas hembra, y ratones machos y hembra, la evidencia fue equívoca en cuanto a si los cánceres observados estaban asociados con la exposición a RFR”.

El reporte concuerda con un borrador que fue publicado en febrero de este año.

Lo que fue sorprendente, sin embargo, es que otra agencia federal de salud, la FDA, no está de acuerdo con esa conclusión.

“Después de revisar el estudio, no estamos de acuerdo con la conclusión de su reporte final en relación a la ‘clara evidencia’ de actividad cancerígena en roedores expuestos a energía de radiofrecuencia”, dijo Jeffrey Shuren, director del Centro de Dispositivos y Salud Radiológica de la FDA, en un comunicado este jueves en respuesta al reporte.

Sin embargo, las dos agencias, que dependen del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, concuerdan en que los hallazgos de esos estudios en ratas y ratones no debe aplicarse al uso del teléfono celular en humanos.

“Las exposiciones usadas en estudios no pueden ser comparados directamente a la exposición que experimentan los humanos cuando usan un teléfono celular”, dijo en un comunicado John Bucher, científico senior del Programa Nacional de Toxicología. “En nuestros estudios, las ratas y los humanos recibieron radiofrecuencia en todos sus cuerpos. En contraste, las mayoría de las personas están expuestas en tejidos locales cerca a donde sostienen el teléfono. Además, los niveles de exposición y duración en nuestros estudios fueron más grandes de lo que la gente experimenta”.

El reporte final y el consenso del Programa Nacional de Toxicología son la conclusión de un esfuerzo de 10 años y 30 millones de dólares en investigación.

La investigación incluyó dos grandes estudios con animales —uno en ratas y otro con ratones— que relacionan altos niveles de radiación de teléfonos celulares con alguna evidencia de actividad cancerígena en ratas macho, incluyendo un tipo inusual de tumor llamado schwannoma en sus corazones. No hubo hallazgos significativos en ratas hembra.

De la misma manera, no emergieron hallazgos significativos en el estudio con ratones, según el reporte.

“Una de las cosas que nos parecieron más interesantes sobre nuestros hallazgos fue que los schwannomas malignos, aunque ocurrieron en el corazón y no en la cabeza de estos animales, en realidad fueron schwannomas”, dijo Bucher en febrero cuando lanzaron el borrador del reporte.

La FDA subraya que los celulares emiten bajos niveles de energía de radiofrecuencia que es no inonizante y por lo cual no es considerado lo suficientemente fuerte para causar un daño permanente en el tejido biológico, incluyendo el ADN.

Los Institutos Nacionales de Salud también subrayan que en los estudios no fueron incluidas las redes 5G o wifi.

“La 5G es una tecnología emergente que aún no ha sido definida realmente. Desde lo que actualmente entendemos, al parecer difiere totalmente de lo que hemos estudiado”, dijo Michael Wyde, toxicólogo líder de los estudios.

Los estudios del Programa Nacional de Toxicología involucraron unos 3.000 roedores, como fue detallado en el borrador del reporte en febrero.

Los animales fueron expuestos a niveles de radiación por radiofrecuencia igual o superiores al nivel más alto permitido actualmente para emisiones de teléfonos móviles. Los investigadores rastrearon la salud de los animales desde el útero hasta los dos años.

Una rata de 2 años podría ser comparable de alguna manera a un humano de 70 años, dijo Butcher.

Los investigadores dividieron a los roedores en dos grupos, basados en niveles de radiación por radiofrecuencia, menor o mayor, y expusieron sus cuerpos completos a radiación aumentándola 10 minutos a la vez para llegar a un total de aproximadamente nueve horas al día en un periodo de dos años.

“Es importante considerar la magnitud de la exposición en animales en estos estudios en relación a lo que uno podría recibir típicamente usando un teléfono celular”, dijo Bucher. “El nivel de energía de radiofrecuencia más bajo que estudiamos fue similar al nivel actual más alto permitido para emisiones de celulares”.

Entre las ratas macho, los investigadores encontraron tumores en cerca del 6% de aquellas que estuvieron en el grupo de mayor exposición, dijo Bucher. Ese porcentaje “excedió la incidencia histórica media (0,8%) y superó la tasa más alta observada en un solo grupo de control histórico (2%) de los estudios completados revisados por pares”, escribieron los investigadores.

Los investigadores también encontraron que las ratas macho en el grupo de mayor exposición parecieron vivir más tiempo que las otras ratas, pero se necesita más investigación para determinar por qué y cómo esto puede ser relevante para los resultados de los estudios.

“Estudios animales como este contribuyen a nuestra discusión sobre este tema, pero debemos recordar que el estudio no fue diseñado para probar la seguridad de los celulares en humanos, así que no podemos sacar conclusiones sobre los riesgos de los celulares al usarlos”, dijo Shuren.

“Con base en nuestra evaluación en curso sobre este tema, la totalidad de la evidencia científica disponible sigue sin apoyar los efectos adversos para la salud en los seres humanos causados por exposiciones ya sea por debajo o en los límites actuales de exposición a la energía de radiofrecuencia. Creemos que los límites existentes de seguridad para los teléfonos celulares siguen siendo aceptables para la protección de la salud pública”.

.

También te puede interesar...