Carga viral: el mundo piensa en cuánto se puede estar expuesto al virus para salir de la cuarentena


Los virus son más peligrosos en grandes cantidades. Si se cumplen las medidas de distanciamiento social en un lugar público la exposición puede ser baja o tolerable. La clave es evitar situaciones de riesgo.

Por Dr. Daniel Cassola

La pandemia trastocó al mundo que se ve inmerso en dinámicas desconocidas. Cada paso puede ser un paso en falso. Por lo pronto, en algunos países, como la Argentina, se empieza a pensar en el día después de la cuarentena, o en la cuarentena light. Más tarde o más temprano va a haber que acostumbrarse a vivir con el virus.

Quizás el factor más importante a tener en cuenta para el día después sea el de la carga viral. En ciudad y provincia de Buenos Aires, Chaco, Tierra del Fuego, Santa Fe y Córdoba hay circulación comunitaria del virus, aunque atenuada por la cuarentena obligatoria. ¿Cómo empezar a retomar cauces normales que alivien la situación económica? En principio evitando las conductas de riesgo.

El primer médico chino que advirtió sobre el coronavirus advirtió trágicamente sobre su potencial mortífero. Li Wenliang es uno de los casos infrecuentes en las que una persona joven, sin pertenecer a ningún grupo de riesgo, fallece a causa del coronavirus. La hipótesis principal sobre la muerte del médico chino de solo 34 años es que tuvo una gran exposición al virus, o sea en su cuerpo hubo una concentración o carga viral muy alta.

En las personas sanas una vez que un virus ingresa al cuerpo se puede decir que se inicia una suerte de carrera entre el intruso y el sistema inmunológico. Cuando la carga viral es baja el sistema inmunológico puede controlarla. Son los casos asintomáticos, probablemente la enfermedad no se manifieste o lo haga muy levemente. Cuando los síntomas se hacen presentes se puede pensar que esa carrera es más dificultosa. El factor es a cuánta cantidad de virus tiene que enfrentar el sistema inmunológico en las células infectadas.

Llevándolo a la vida cotidiana se puede pensar en distintas situaciones de riesgo. Desde ya que los trabajadores de la salud son los más expuestos por eso se debe ser marcialmente estricto con los cuidados y los insumos necesarios para que puedan trabajar con cierta seguridad. Otro foco de infección peligroso puede ser el transporte. Viajar durante horas en estado de hacinamiento con personas que portan el virus puede conllevar el riesgo de infecciones severas. Por otro lado, ingresar a un comercio cumpliendo las recomendaciones de distanciamiento social es de un peligro muy moderado. Claro que los ejemplo siempre están en función de que los sujetos son personas sanas. Los grupos de riesgos, adultos mayores, aquellos que tengan una o más enfermedades crónicas de base y todos los que tengan algún tipo de compromiso inmunológico deben mantener una cuarentena estricta.

La cuarentena total no puede durar indeterminadamente. La nueva situación que plantea la expansión del coronavirus nos lleva a adquirir nuevas conductas. Se trata de reducir el riesgo de exposiciones peligrosas y de cuidar a quienes ya cuentan con su salud deteriorada.

.

También te puede interesar...