Balance de un momento: Argentina es uno de los mejores dentro del grupo que está mal

El país ascendió al octavo lugar en el ranking de naciones con más contagios reportados de coronavirus, superando a México. Se mantiene fuera de los primeros lugares de la lista que cuenta a los fallecidos, donde hay otros seis países latinoamericanos.

Por Dr. Daniel Cassola

Los números, en el caso de la pandemia, marcan una realidad humana que es pesada y triste. Cada estadística indica a una persona que enfermó o a otra que murió por una enfermedad nueva que emergió a fines de 2019 y que el mundo no va a poder controlar hasta que no se termine el desarrollo de las vacunas. De este modo, cotejar lo que sucede en distintos países, mediante las estadísticas, no se hace para establecer un suerte de competencia morbosa sino para poder obtener una foto de dónde estamos parados. Quizás también se pueda obtener alguna conclusión sobre lo que se está haciendo bien y lo que se está haciendo mal.

Los días en los que Argentina prácticamente no figuraba en los listados de países con muchos contagios y muertes quedaron muy atrás. La pandemia, a partir de mitad de año, se desató y nunca volvió a estar completamente bajo control. Los casos y los muertos se cuentan por miles. Lo primero que hay que tener en cuenta es el contexto. América, en general, y América Latina en particular son las áreas más afectadas por el coronavirus en la actualidad. En Asia la expansión del virus se controló rápidamente. En Europa costó pero se logró luego de escenas terribles. Desde que el virus desembarcó en América el problema no deja de crecer.

En el ranking de países con más casos hay 5 países latinoamericanos entre los primeros 10 y 6 americanos si se suma a Estados Unidos que encabeza la lista con más de 7 millones de contagios registrados. También están Brasil, con más de 4 millones y medio, Colombia y Perú, con más de 800 mil, y México y Argentina, con más de 700 mil. Como extra, Chile, con más de 400 mil casos, está en el puesto 12. No hay otra región del mundo donde la población se haya contagiado tanto como aquí.

Ahora, ¿por qué en el título decimos que Argentina es uno de los mejores países dentro de los que están mal? Porque aquí la mortalidad del virus es menor y la cantidad de fallecidos totales o medidos por habitantes es más baja que en otros lados. El peor país del mundo, en este ranking, es Perú, con 101 muertes cada 100 mil habitantes. De la región, Bolivia está tercera con 69,9, Brasil cuarto con 68,2, Chile quinto con 67, Ecuador séptimo con 66, Estados Unidos octavo con 62 y México décimo con 61. El índice de Argentina está alrededor de los 35. O sea, que tenemos muchos infectados pero no tantos muertos, siempre en comparación con lo que sucede en otros lados.

No se pueden sacar conclusiones tajantes porque es mucho lo que se desconoce. Por ejemplo, la provincia de Buenos Aires debió agregar en un día más de 3500 muertos al listado por el desfasaje en el recuento. Es probable que en otras jurisdicciones del país suceda lo mismo, aunque nunca el volumen va a ser tan grande por el tamaño de la provincia que habitan los bonaerenses. Al día siguiente la OMS comunicó que es probable que en todo el mundo haya un subregistro de las muertes por Covid-19. Por eso las conclusiones dependen de los datos, y los datos son los que hay en este momento. Seguramente podrían ser mejores.

En cuanto al panorama general, a simple vista se pueden observar dos cuestiones. Las estrategias para que la gente no se contagie no fueron efectivas. Quizás por haber establecido una cuarentena muy dura al principio, que hartó rápidamente a la población es que más tarde, cuando más se lo necesitaba, no se pudo hacer cumplir con el aislamiento. Dentro de lo que se puede rescatar está la respuesta del sistema de salud. Seguramente Argentina tiene menos muertos que otros países porque el sistema de salud, aún con sus defectos y carencias, puede, al momento y con mucho esfuerzo de sus trabajadores, atender a quienes lo necesitan.

Claro que para obtener una mirada global hay que esperar a que la pandemia termine. Allí será momento de hacer las cuentas. Mientras tanto lo que se puede hacer es evitar el contagio respetando las medidas de prevención, para que la vacuna llegue antes que el colapso del sistema sanitario.

.

También te puede interesar...