Aunque Europa mejora, la pandemia atraviesa su peor momento a nivel global

Ayer se registró el récord de casos positivos detectados en un día en todo el mundo. En nueve de las últimas diez jornadas hubo más de cien mil contagios. Europa mejora mientras América Latina se convierte en el centro de la pandemia. Nueva Zelanda, el mejor de los futuros posibles.

Por Dr. Daniel Cassola

En números redondos la pandemia de coronavirus lleva 7 millones de casos detectados y 400 mil muertes en todo el planeta. Ayer se detectaron 136 mil positivos, lo que constituye una nueva marca. La Organización Mundial de la Salud (OMS), que lleva el registro de estas cifras, expresó su preocupación porque considera que la enfermedad continúa en aumento mientras la tendencia indica que las medidas restrictivas y de prevención comienzan a aflojarse.

El 75 por ciento de los nuevos casos durante los últimos días se producen en América y el sur de Asia. De hecho, los dos países con más casos detectados, Estados Unidos y Brasil, están en el continente americano, donde también preocupa la situación de México, Chile, Ecuador y Perú. Todavía la mayoría de la población mundial es “susceptible a la enfermedad”, recuerda la OMS.

En cuanto a América Latina en particular, la OMS nota que aún la curva de contagios no encuentra la meseta. En otras palabras, el aumento de casos positivos, más rápido o más lento, es constante. Lo peor todavía no pasó, en el mejor de los casos estaría sucediendo ahora.

De esta manera, la situación europea aparece desenganchada del resto del mundo. En primer lugar se encuentran los países asiáticos en los que comenzó la pandemia, pero allí parece estar todo bajo control. Ni en China, ni en los cercanos Corea y Japón hay gran cantidad de casos. En muchas regiones el virus se eliminó. En otras se registran contagios pero en números pequeños. Europa, a su vez, atravesó su peor momento en marzo y desde entonces comenzó a recuperarse, aunque un costo muy alto en enfermos y muertos. América en general, América Latina en particular y países asiáticos como India y Pakistán ven crecer sus contagiados día a día, por ahora, sin pausa y sin alcanzar la deseada meseta.

El mejor de los futuros posibles de este mundo pandémico es el de Nueva Zelanda. Allí la primera ministra Jacinda Ardern anunció la eliminación del virus luego de 17 días sin contagios. Desde hoy todas las restricciones de contacto social han sido levantadas. Sin embargo se mantiene el control en puertos, aeropuertos y en los sitios designados para la cuarentena de casos positivos o sospechosos.

Las medidas que Nueva Zelanda quiere tornar permanentes para su población son las siguientes: el uso de mascarillas en transportes públicos, fronteras, aviones y en las instalaciones médicas donde se guarda cuarentena. Continuar con el lavado de manos frecuente, el saludo con los codos y la estancia en el hogar si se presentan síntomas de enfermedad. Ya no más ir a trabajar o continuar con las actividades normales cuando se está resfriado.

Luego en cuanto al Estado el gobierno oceánico piensa en crear una serie de estructuras que permitan detectar con mayor celeridad brotes en el futuro. Para ello es clave el uso de dispositivos de rastreo y la capacidad de albergar una cantidad enorme de datos. También proyectan la creación de una agencia de salud pública que se ocupe exclusivamente de estos temas.

En el mismo mundo hay un sinfín de variantes y situaciones posibles. Algunos países comienzan a salir luego de días terribles. Otros todavía conservan la incertidumbre de convivir con un problema que no está solucionado.

.

También te puede interesar...