Aún sin resultados definitivos, se continúa estudiando la relación entre Alzheimer y fútbol


Por Dr. Daniel Cassola

Los estudios científicos serios que producen conclusiones del mismo tenor tardan años y deben superar muchas contrastaciones para ser válidos. Desde hace un tiempo se ha detectado que un importante número de ex jugadores de fútbol contraen demencia senil o Alzheimer a una temprana edad.

La hipótesis es que los continuos cabezazos a la pelota durante entrenamientos y partidos, llamados “impactos repetitivos no conmocionales”, provocan un deterioro que favorece la aparición de la enfermedad.

El Alzheimer es una enfermedad que ha atacado a muchos futbolistas en una edad mayor a lo largo de la historia. De hecho, en la Inglaterra campeona del mundo en 1966 se registraron tres jugadores con esta enfermedad. Para quien no conoce de fútbol es conocido el estilo inglés de juego aéreo por lo que probablemente sus ex jugadores hayan cabeceado mucho más que otros de otras nacionalidades.

El goleador de la primera división inglesa, la Premier League, Alan Shearer, activo desde 1988 a 2006, sufre hoy con 50 años pérdidas de memoria. “Por cada cabezazo que di un partido hice mil en los entrenamientos”, contó el delantero.

Otro caso célebre es el de José Luis “Tata” Brown, campeón mundial con Argentina en 1986, recientemente fallecido a los 62 años, luego de padecer Alzheimer durante una década. Brown marcó un gol de cabeza en la final de aquel mundial.

La Federación Inglesa impulsa investigaciones acerca de la relación entre cabezazos y topetazos y las enfermedades cognitivas tempranas, preocupada después de cerca de 400 casos como el de Shearer.

En 2017, el Hospital de Neurología y Neurocirugía y la University College de Londres analizaron, con el permiso de familiares, seis cerebros de futbolistas muertos por algún tipo de demencia. Todos tenían signos de Alzheimer. Y en cuatro de los seis encontraron evidencia de Encefalopatía Traumática Crónica (CTE). Un porcentaje mucho más alto que el de la población en general (12%). La CTE es conocida como «la enfermedad del football americano». El impacto de choques de cabezas que sobrepasan los cascos. Un estudio de 2017 analizó el tejido cerebral de 111 jugadores de la NFL muertos prematuramente. En 110 había CTE.

En el fútbol continúan las investigaciones, que llegaron hasta la FIFA. Cambiaron los modos de entrenamiento y el peso de las pelotas. Sin embargo, hay señales de alerta: en Estados Unidos, después de que un grupo de padres presentara una demanda judicial, la Federación prohibió que los menores de diez años golpeen la pelota con la cabeza y determinó que entre los 11 y 13 años se limitaran a las prácticas.

En Argentina, además del Tata Brown, fallecieron por el mal de Alzheimer, Néstor «Pipo» Rossi, Rubén «Hacha Brava» Navarro y Agustín Mario Cejas. Muchos casos ni siquiera salen a la luz. 

.

También te puede interesar...