A pesar del aumento de casos no se trata de un brote descontrolado


Así lo entiende el grupo de especialistas que asesora al gobierno nacional. El número de muertes y la ocupación de camas en terapia intensiva se mantienen estables. No habrá nuevas aperturas en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Por Dr. Daniel Cassola

En los últimos tres días parece haber habido un salto en la cantidad de casos confirmados de coronavirus en Argentina. Si bien el número venía en aumento desde hace unas semanas se dieron tres récords negativos consecutivos. El martes se confirmaron 438 casos, el miércoles 474 y ayer 648. En todas las jornadas el 90 por ciento o más de los positivos se dieron en el AMBA.

Por ahora la mayor cantidad de casos no significa un aumento equivalente en la mortalidad, que ronda los diez casos por día. Hubo una sola excepción, hace dos semanas cuando se produjeron 23 fallecimientos en un día, que no se volvió a repetir. Lo mismo sucede con la ocupación de las camas en los servicios de terapia intensiva, el porcentaje continúa siendo bajo por lo que la situación, por ahora, está bajo control. Es altamente probable que haya más casos detectados porque se están haciendo más tests y además en las villas miseria de la Ciudad y distintos barrios del Conurbano se está yendo a buscar los casos, o sea se testea a los contactos directos de las personas confirmadas o sospechosas de estar infectados con el coronavirus.

Argentina está muy lejos del desastre humanitario que vive Brasil, que en la jornada de ayer confirmó 1188 decesos por la enfermedad y cuyo conteo de infectados confirmados oficialmente supera los 300 mil. Y tampoco parece estar en el riesgo que enfrenta Chile, que con 50 mil casos y 500 fallecidos tiene en Santiago su capital una tasa de ocupación de las camas de terapia intensiva por encima del 90 por ciento por lo que se encuentra cerca de vivir situaciones realmente dramáticas.

Por lo tanto en el AMBA la cuarentena se va a extender prácticamente como hasta ahora, sin flexibilizaciones y con algunas restricciones más para el transporte inter urbano. Los locales que abrieron en la Ciudad de Buenos Aires no volverán a cerrar aunque no se permitirá viajar desde el Conurbano a trabajadores de esos comercios. En las villas y barrios vulnerables se buscará detectar más prontamente los casos y mejorar el aislamiento, para lo que se está acondicionando la terminal de cruceros de Retiro, donde se podría ubicar hasta a 700 personas.

Todavía no está clara la relación entre la apertura de actividades y el aumento de los casos, ya que en paralelo se dio el brote en los barrios vulnerables. Todavía no se cumplieron 14 días desde la reactivación de comercios e industrias por lo que no se pueden sacar conclusiones al respecto. En el resto de las provincias del país, salvo Chaco, no hay mayores brotes por lo que podrían empezar a volver a la actividad. Recién se están por habilitar en varios distritos las reuniones familiares, con ciertas limitaciones. De la reanudación de las clases todavía ni siquiera se habla.

Por último, el infectólogo Pedro Cahn, titular de la Fundación Huésped y asesor del gobierno nacional dijo hoy una frase que quizás sintetice el espíritu de muchos argentinos por estos días: “Hace dos meses que no veo a mis nietos. Odio a la cuarentena, pero más oído que la gente se muera”.

.

También te puede interesar...