A la espera de las aprobaciones y la producción, el operativo para vacunar se pone en marcha

Los proyectos de vacunas Sputnik V (Rusia) y Oxford – AstraZeneca (Reino Unido y Suecia) comenzaron los trámites ante la Anmat para la aprobación del producto. En paralelo el gobierno empieza a diseñar el operativo de vacunación que movilizará a gran parte de las fuerzas armadas y de seguridad del país.

Por Dr. Daniel Cassola

Nadie lo dijo con estas palabras pero la idea central que recorre por estas horas al gobierno y a parte de la sociedad es que o hay una vacunación masiva o hay segunda ola de contagios, que puede ser como en Europa o incluso peor. Lo más probable, de todas maneras, es que haya un poco de cada cosa. La Organización Mundial de la Salud considera que para generar inmunidad en una sociedad habrá que vacunar a entre el 60 y 70 de la población, lo cual es prácticamente imposible que suceda antes del comienzo del próximo otoño.

Las previsiones dentro del gobierno, que se realizan sobre factores que no se pueden manejar como el éxito o el fracaso de los proyectos de investigación de las vacunas, indican que el objetivo primero del operativo de vacunación federal es llegar a diez millones de personas entre enero y febrero. O sea, estamos hablando, muy probablemente, de veinte millones de dosis, ya que los proyectos que parecen estar más cerca del país requieren de dos aplicaciones. Así se llegaría a cubrir al 25-30 por ciento de la población, un poco menos de la mitad de lo que requiere la OMS, pero quizás lo suficiente como para evitar una segunda ola trágica.

En cuanto a las dosis corresponde hacer una aclaración. La vacuna Sputnik V, por lo que informó el Laboratorio Gamaleya que es la institución que la produce, consiste de dos aplicaciones iguales. Luego de la primera se requiere de la segunda a las tres semanas, y recién tres semanas después se logra el óptimo de eficacia, que los científicos rusos informaron en torno al 95 por ciento de efectividad. O sea que alguien que comienza el proceso de vacunación, por ejemplo, el 15 de enero, recién gozará del 90 y tanto por ciento de posibilidades de ser inmune a fines de febrero. Es un proceso que lleva su tiempo. Según informó este fin de semana el jefe de gabinete Santiago Cafiero se espera poder firmar esta semana un contrato con Rusia para adquirir 25 millones de dosis de la vacuna ni bien estén disponibles.

En cuanto al proyecto de Oxford y AstraZeneca, que es el que más cerca de Argentina está porque parte de la vacuna se fabricará aquí, recientemente se descubrió que funciona mejor con la aplicación de una dosis y media. En la práctica para el usuario es lo mismo, ya que tiene que concurrir dos veces al vacunatorio, pero pensado desde la producción puede significar un ahorro importante. Según la información difundida por los desarrolladores la combinación óptima es la de dar primero una media dosis y luego, a las tres semanas también, una completa. Así se llega a una probabilidad de éxito que orbita el 90 por ciento. Con una sola dosis se encontró inmunidad en el 70 por ciento de los casos. El compuesto primario de la vacuna se producirá en el laboratorio mAbxience en Garín, luego se exportará a México donde se fraccionará y envasará para distribuir en toda América Latina menos en Brasil que optó por un convenio distinto.

Los primeros vacunados en Argentina serán los miembros de las fuerzas armadas y de seguridad, unas 90 mil personas, que luego serán los encargados de la logística y distribución de las vacunas. Será, según comentaron en el gobierno, como el operativo territorial que se realiza para las elecciones pero continuado en el tiempo. Del éxito de esa operación dependen en parte las posibilidades que tenemos de evitar una segunda ola de contagios y sus consecuencias.

.

También te puede interesar...