130 países todavía no recibieron vacunas contra el coronavirus

Lo informó el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, en el marco del Consejo de Seguridad de la ONU. “Nadie estará a salvo hasta que todos estén a salvo”, indicó. Los casos de Covid-19 cayeron a nivel global por quinta semana consecutiva.

Por Dr. Daniel Cassola

La campaña de vacunación se inició con muchas disparidades en todo el mundo. Entre compañías colapsadas por la demanda y naciones que se aseguran dosis para vacunar varias veces a su población, muchos países, todos emergentes o subdesarrollados, quedaron relegados en la fila para obtener las dosis que garanticen la inmunidad. Desde diciembre a hoy, el 75 por ciento de las vacunas aplicadas se concentró solo en diez países, todos desarrollados.

“En este momento crítico, la mayor prueba moral que encara la comunidad global es la equidad en la distribución de vacunas. Debemos asegurarnos de que todo el mundo, en todas partes, pueda vacunarse lo antes posible. El progreso de la vacunación por ahora es tremendamente desigual e injusto”, apuntó Guterres, que ocupa el máximo cargo en las Naciones Unidas desde 2017.

La solución que se propone desde la ONU es que el G20, o sea la elite mundial, organice un Plan Mundial de Vacunación que incluya a todos los países con la capacidad de desarrollar y producir vacunas. Para ello es necesario contar con las licencias, lo cual es otro gran debate actual. Los laboratorios no quieren liberar las patentes de sus vacunas porque, por sobre todas las cosas, lo que prima es el negocio. Nadie regala las vacunas. Los rusos, los chinos, los estadounidenses, todos las cobran.

“El grupo de trabajo tendría la capacidad de movilizar a las empresas farmacéuticas y a los actores clave de la industria y la logística. Estoy dispuesto a impulsar a todo el sistema de las Naciones Unidas en apoyo de este esfuerzo. Juntos, podemos garantizar un suministro suficiente, una distribución justa y confianza en las vacunas. Podemos vencer esta enfermedad. Y podemos hacer que nuestras economías vuelvan a funcionar”, concluyó el Secretario General.

Distintos estudios demostraron que la distribución desigual de las vacunas afectará a la economía mundial. O sea que, solamente desde el punto de vista del comercio internacional, lo más conveniente es que la inmunización sea pareja. Si los países más pobres no inmunizan a su población, reactivan sus economías y regresan al consumo y al comercio internacional, la economía global no se va a recuperar. Además, los fondos para cubrir esas necesidades terminan proviniendo de los países centrales. O sea, que el mejor negocio, más allá de que también es lo mejor desde el punto de vista sanitario, para las potencias no es atiborrarse de más vacunas de las que necesitan sino garantizar una distribución pareja.

Mientras tanto la pandemia en el mundo retrocede. El número de nuevos casos de coronavirus registrados en el mundo disminuyó un 16 por ciento la semana pasada, la quinta consecutiva de descenso, para situarse en 2,7 millones, anunció la Organización Mundial de la Salud (OMS). También disminuyó un 10 por ciento con relación a la semana precedente el número de nuevos muertos, según la actualización epidemiológica semanal de la OMS, el organismo de salud de la ONU, basada en datos recibidos hasta el último domingo. Cinco de las seis regiones del mundo tomadas en cuenta por la OMS han informado de una reducción de dos dígitos en el número de nuevo casos. Solo el Mediterráneo oriental presentó un alza del 7 por ciento.

Es probablemente un recreo. Las segundas olas en el Hemisferio Norte se atenúan. Las medidas de prevención y aislamiento funcionan. De forma muy incipiente la vacunación agrega un granito de arena para que los casos bajen. Con una mejor organización el mundo puede dejar atrás este gigantesco problema pronto.

.

También te puede interesar...